A Lucas Rearte lo inspira la calle

Por Mayrin Moreno Macías

 

 

El que busca, encuentra. Es la principal característica de los curiosos. Lucas Rearte se encontró con objetos, formas, colores y líneas que hoy plasma en sus dibujos y pinturas. Iba a arrancar la entrevista diciendo que es un autodidacta, pero hace poco vio un video del creador español Antonio García Villarán en el que explica por qué “artistas”, como él, no deben llamarse así. “Habla del aprendizaje, de observar o mirar para aprender alguna técnica artística, no es algo que traemos de la cuna o un don con el que nacimos, así que me dije ‘no soy autodidacta’, jajajaj, siempre algo o alguien me terminó enseñando”, cuenta Lucas.

Estos días de aislamiento se siente bien. Ha estado trabajando y le ha dedicado más horas al dibujo. También está preocupado por su hija, por lo que pueda suceder y por lo económico, que también lo afectó. Sin embargo, él es de esas personas que sostiene una mirada positiva y que piensa que de esta se saldrá respetando el cuidado entre todos.

Nació en San Rafael. Es su lugar. Le brillan los ojos cuando lo dice. Acá están su familia, los amigos y es el sitio donde encuentra la inspiración para sus dibujos y pinturas. Una de las creaciones que más lo representa es la galleta. “Es un personaje que ama estar en la calle, pegada por ahí, solo para que cuando la veas te saque una sonrisa o una puteada porque no debería estar ahí… la galleta se la banca igual, jajaja”, dice.

WhatsApp Image 2020-05-14 at 00.07.55

Cuenta que la galleta surgió de un cuadro en el cual estaba acompañado de un personaje. Es un diseño simple con la palabra “galleta” en japonés. Lo inspiró esa ideología de la caricatura en general, que ante la adversidad, todo lo resuelve con una sonrisa.

“Es un personaje que amé crear. Detrás de esa sonrisa o esa expresión también hay miedo, desconfianza, terror a lo que viene, pero al final de cuenta y pase lo que pase, las cosas van a estar más o menos bien”, resalta.

 

 

Todo nace con el lápiz y el papel

El proceso creativo de Lucas varía, pero casi siempre arranca con una idea que surge en el transcurso del día con alguna imagen que vio, una publicidad gráfica a la que le arrancaron un pedazo, un sonido al que le dio forma, todo eso lo transporta hasta que su cabeza y sus ojos se ponen de acuerdo para luego volcarlas en papel, madera (MDF), lienzo o simplemente en una remera, como han terminado algunos de sus diseños. “Todo nace con el lápiz y el papel y luego ya entra el acrílico, que es lo que amo por su comodidad y hasta por su olor”, expresa.

Las revistas en casa y programas como “Caloi en su tinta” fueron determinantes en su acercamiento al arte.  Pero la caricatura es la que mayor influencia tuvo en su vida. Fue la que le marcó el camino, desde su primer pupitre dibujado con Dragón Ball Z en la escuela Roca del barrio Unimev hasta las carátulas a sus compañeros de clases. “De ahí en más fue creciendo esa pasión y la curiosidad por el arte. Luego intenté cursar el Profesorado de Arte acá, pero debido al trabajo no logré continuar con la carrera. Ahí conocí a María Cantera, una de las personas que respeto y admiro”, dice.

Lucas tiene muchos referentes artísticos, pero lo que siempre lo ha inspirado es la calle. “Sus paredes rayadas, la arquitectura, esos colores sueltos de alguna publicidad o cartel, la ropa de la gente”. Menciona a Andy Warhol, Max Ernts, Egon Schiele, Luis Felipe Noé. Ni hablar de las nuevas plataformas digitales y las redes sociales, que le han hecho conocer gente con un alto talento, como la mendocina Paula Blotta, su amigo Denis Paladin, Ed Templeton, Kapusta y Herssonoe en Instagram, y no se olvida del cineasta Wes Anderson. También recuerda la revista Fierro, las caricaturas en la televisión y la llegada de YouTube. “Esta plataforma fue la que nos acercó más al arte visual, nos abrió la cabeza. Si bien soy de los que miraba MTV, este terminó siendo el abuelo de YouTube”.

Para Lucas, algo que no puede faltar es la música. “Es la que acompaña siempre el proceso creativo y es muy variada. Puedo estar escuchando Los Beatles para acompañar un dibujo que hago y termino con Catriel, El Mató A Un Policía Motorizado, Wos o The Strokes”.

 

 

–Acerca de la función del arte, ¿cómo interpelas este debate?

–El arte lo es todo para mí. Es compañero fiel, me hizo soñador por momentos, me ayudó a escuchar y aprender de gente con el mismo gusto por el arte, fue el que respetó mis momentos de escasez. Que nadie dude que hoy día es necesario. El arte no se detiene por nadie, te pasa por arriba y hasta molesta. Seguirá mutando, sobreviviendo a las generaciones que creen en él y lo aman. Su función es acompañarnos y evolucionar a la par del ser humano. Siempre lo logra…