Una feria de fanzines y el deseo de compartir

Por Bautista Franco.- Es falso que uno no pueda disfrutar de la deliberadamente jornada funesta del domingo. 
Hace poco más de una semana fui por unos fanzines a una feria de la que me enteré por casualidad… Continúa leyendo Una feria de fanzines y el deseo de compartir

Ciento cincuenta pesos

Por Bautista Franco.- La fantasía de que me atropellen y morir, sin más, en las calles de la impetuosa Ciudad de Mendoza un jueves por la mañana es casi siempre probable. Tampoco es que sea una metrópolis loca, es más bien un asentamiento concurrido, vivo.
Soy, sobre todo, un caminante de las nueve cuadras que recorro diariamente para llegar al local donde digo que escribo. Esa, más que cualquier otra cosa, es la actividad física que hace que no muera de desidia… Continúa leyendo Ciento cincuenta pesos

Hay mucha gente haciendo poesía en Mendoza

Por Bautista Franco.- El día martes por la noche sonaba, en Los 2 amigos, jazz salvaje, miradas desfiguradas de músicos siguiendo la melodía como una marea, sin un destino claro, hasta que terminaban. El trompetista miraba fijo a la nada siguiendo las escalas y a medida que los músicos se iban sumando, desde las mesas, desde las sillas, la improvisación tomaba todas las partes e inundaba lo que quedaba de aire. Llegué evidentemente tarde, a la zapada. Continúa leyendo Hay mucha gente haciendo poesía en Mendoza

La pegatina de Sarah Kay

Por Camilo F. Cacho.-
Tendría unos siete años cuando entré a la librería del pueblo, miré hacia los costados y señalé tembloroso:

–Quiero la pegatina de Sarah Kay.

–¿Esa? ¿Seguro?

–Sí, esa –respondí, mientras el vendedor abría los ojos como huevos y a mí la cara se me ponía como tomate.

–Es para mi hermana –le dije. Y me puse cada vez más colorado.

Estiré las monedas, agarré la pegatina de Sarah Kay y salí corriendo incómodo, como si el mundo entero me estuviera mirando y riéndose de mí… Continúa leyendo La pegatina de Sarah Kay

Quemquemtrew: para los mapuches y los pobres “los papeles nunca salen”

Por Ariel Petruccelli.- Las primeras noticias me llegaron la noche del viernes 24 de septiembre, como llegan ahora las noticias: un mensaje de guasap. La Policía había desalojado el Lof Kemkemxew (Quemquemtrew), ubicado en tierras recuperadas pocos días antes en el paraje Cuesta del Ternero, a unos 30 kilómetros de El Bolsón. Hubo algunos detenidos. Una rápida consulta en los medios de prensa de la zona me confirma, ya el sábado, que los detenidos fueron liberados. Según la prensa, el predio habría sido desalojado y “restituido” a su propietario. No es mucho más lo que sé esa fresca mañana primaveral.
Por la tarde me llama la Lore. Somos amigos desde hace unos 15 años, cuando los dos vivíamos en Neuquén. Me dice que se hará una presentación en Fiscalía y que hay gente concentrándose a sus puertas. Lore y su compañero, Nelson, militan en la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, regional noroeste de Chubut. No lo pienso mucho más. “Voy”, le digo, y agarro la campera porque llueve. Cuando llego a la Fiscalía, la lluvia arrecia. No veo a nadie. Pero doblando la esquina veo venir el auto de mis amigos, con la Lore, Nelson y la pequeña América a bordo. Me hacen señas para que suba y deje de mojarme… Continúa leyendo Quemquemtrew: para los mapuches y los pobres “los papeles nunca salen”

Una marea sobre el asfalto

Por Bautista Franco.- El siseo de las voces, las doñas caminantes, los bombos que a veces están cerca y otras veces lejos, una olla que suena aguda al golpe de un cucharón, un pájaro, una bocina… Hace unos días marché con las organizaciones de desocupados, reclamando comida y trabajo. 
Hasta la Casa de Gobierno hay varias cuadras, no sé cuántas, el calor se vuelve agotador y los aires se crispan por los cortes. Era de mañana. Vi a un hombre en su camioneta último modelo lanzarse hacia la columna profiriendo insultos, pero un dejo de humanidad lo hizo detenerse antes de hacer algo de lo que se arrepentiría… Continúa leyendo Una marea sobre el asfalto

Los cuentos de Madreselva Tango Bar: Elogio de la Mentira

Por Horacio Silva.-

—O usted está rematadamente loco, o es un rematado cínico.
—¡Pero no, viejo! No lo digo yo; lo dijo Mark Twain, en 1880… lo conoce, ¿no? Y tiene vigencia universal, como el «Cambalache» de Discépolo…
—Cómo no lo voy a conocer…
(El insólito diálogo tiene lugar en una de las mesas de Madreselva Tango Bar, un cafetín de mala muerte ubicado en las cercanías del arroyo Maldonado. Los protagonistas: el guapo Canaveris y el tape Comoifusa)… Continúa leyendo Los cuentos de Madreselva Tango Bar: Elogio de la Mentira