CUENTO | Impresiones dibujadas

Por María Teresa Canelones Fernández.- Lo cierto fue que la maestra decidió castigar al niño porque el dibujo que hizo durante el recreo atentaba contra la moral y contradecía la buena educación impartida en tan distinguido colegio.
“¡Deje de llorar y camine para la dirección!”, le decía la docente al pequeño sentenciado mientras hundía sus pupilas con asombro en el papel delator… Continúa leyendo CUENTO | Impresiones dibujadas

CUENTO | Talismán

Por Gaby Chiapa.- Detrás de esos ojos se guardaba un secreto. Se veía un alma encerrada, gritando por su libertad, pero resignada a su confinamiento en ese cuerpo ya rígido de aceites y lienzos. Cuando los vi quedé absorta ante cada detalle en sus pupilas, intentando en vano desenterrar la historia que escondía detrás de tanta belleza.  No eran ojos exóticos, eran más bien comunes, no era eso lo que atraía a mirarlos. El color marrón de ellos cerraba una cierta magia.
La primera vez que la vi, posaba en una fotografía en el margen superior  del lienzo del artista. Él estaba observándola, absorbiendo cada minúsculo detalle de la muchacha que posaba allí. Morena de ojos marrones, cabello largo y espeso. Lo saludé pero ignoró mi llamado. El artista estaba creando su obra en su cabeza. «Es su musa», escuché detrás de mí, una mujer mayor de sonrisa contagiosa se me acercaba para recibirme… Continúa leyendo CUENTO | Talismán

CUENTO | Chapuci

Por María Teresa Canelones Fernández.-
¡Era tan libre que seducía!
Se llamaba Aldo Chapuci y tenía 50 años. Yo tenía 25 y acababa de salir de una relación de concubinato en la que el aburrimiento y la frigidez habían sido las constantes silenciosas.
Chapuci tenía una personalidad arrolladora, era licenciado en letras y siempre que podía hacia alarde de su impecable manejo del lenguaje, lo que muchas veces debo admitir, rayaba en pedantería e incomodaba a propios y extraños. Pero yo ante tanta admiración hacia caso omiso al asunto y continuaba idealizándolo.
Me decía a mí misma: Es un jodedor de oficio producto de su elevado coeficiente intelectual. Todo el mundo sabe que la gente inteligente tiene un gran sentido del humor, y en eso, mi todopoderoso no es la excepción… Continúa leyendo CUENTO | Chapuci

CUENTO | Pequeña llama bajo el hielo

Por Claudia Pussetto.- Silencio. Una pequeña llama escondida en el interior del cuerpo inerte y frío. Una apatía infinita.
Por momentos quería romper ese hielo que parecía recubrirme.  Entonces sentía que en la superficie podía ser peor y las ganas se escapaban.
Alguna vez fui feliz. En algún lugar de mi mente la llama iluminaba apenas el recuerdo de manos y abrazos, de labios y risas, de ilusiones y sueños.  La evocación asomaba cuando dormía, cuando me distraía. Porque si quería pensarla se alejaba, se confundía y se borraba. 
Permanecían nítidos los otros recuerdos, los de seres oscuros que insultaban, laceraban, humillaban. Alguna vez sufrí, eso estaba claro… Continúa leyendo CUENTO | Pequeña llama bajo el hielo

CUENTO | Mudanza

Por Claudia Pussetto.- El frío empuja a la comida al interior de las casas y yo quiero comer. Todo el tiempo. Elegí un rincón del techo cercano a la lámpara, porque la luz atrae a mis alimentos. Desde mi tela no me pierdo detalle. 
Este es un cuarto espacioso, con algunos muebles viejos. Y oscuro, las cortinas de la ventana nunca se abren.
Hay una mujer joven que por momentos canta canciones tristes, por momentos se mira al espejo, por momentos teje una manta… Continúa leyendo CUENTO | Mudanza

CUENTO | Luna roja

Por Claudia Pussetto.- Se acomodó al ritmo de las bestias, en un intento de aliviar el dolor de espalda que los tirones de la correa le provocaban.  Dejó de mirar hacia abajo y quiso ubicarse, pero no conocía esa parte de la ciudad.  No era diferente de otros sectores: cubiertos por la niebla que apenas dejaba adivinar calles y edificios.  Si pudieran salir de día, tal vez encontraría algo familiar, aunque no estaba seguro.
La distracción lo desvió del camino que marcaban el par de brutos que iban atados adelante y le costó un tirón de la correa hacia la izquierda… Continúa leyendo CUENTO | Luna roja

CUENTO | El tobo escondido

Por María Teresa Canelones Fernández.- Luego de autopublicarse el libro Reflexiones de una insensata, la muchacha creyó que su vida como escritora estaría asegurada.
De los mil ejemplares publicados, se enteró que por voluntad propia solo dos personas en Caracas compraron el librito.
Por cosas del azar, un reconocido escritor de San Antonio de los Altos a quien le llamó la atención la portada en una Feria del Libro porque estaba ilustrada por un artista plástico del estado Lara, que resultó ser amigo suyo.
La otra lectora fue una compañera con la que hizo un taller de teatro, quien le confesó que aunque aún no lo había leído, lo había comprado porque estaba atravesando por una situación confusa en su vida amorosa y se sintió identificada con el título. Ante el comentario, la confundida fue la muchacha, quien con cara de circunstancia agradeció el apoyo a aquella mujer… Continúa leyendo CUENTO | El tobo escondido

CUENTO | Significado

Por Claudia Pussetto.- Boris buscó un escondite.  La mamá estaba trabajando. El papá dormía y tenía ese olor que la abuela una vez dijo que era de borrachera.

Pensó en dónde habría un buen lugar. En la cocina estaba el papá y en su pieza no entraba nada más que la cama. Entró a la pieza de los papás y corrió la caja con ropa que estaba entre el ropero y la pared.  Se metió en el hueco y movió de nuevo la caja, que imaginó que era una puerta.

Se sentó sin problemas porque, aunque tenía cinco años, parecía más chico. Imaginó que estaba dentro de un tubo.  Acomodó el muñeco de la capa roja sobre una pierna y el robot al que le faltaban los brazos sobre la otra. Con ellos se internó en el juego y voló a un mundo fantástico… Continúa leyendo CUENTO | Significado