«El Castillo Blanco», de Orhan Pamuk

Por Naz.- La identidad, el doble, la peste. En esta historia, un joven veneciano es secuestrado por soldados otomanos. Corre el siglo XVII y el protagonista termina como esclavo de una corte donde hay otro hombre, muy parecido a él, a quien llaman el Maestro.
Aunque no parecen reparar en su similitud física, el Maestro busca la manera de apoderarse del protagonista, así que amo y esclavo empiezan a vivir juntos: el primero quiere aprender todo del forastero, absorber sus conocimientos y, con ese poder, tener al sultán en su mano. Pero lo interesante viene después… Continúa leyendo «El Castillo Blanco», de Orhan Pamuk

«Huaco Retrato», de Gabriela Wiener

Por Naz.- «Sudacas celosas y posesivas, excesivas, pegajosas, despreciadas, chamuscadas, victimistas. Delirando entre la telenovela y el bolero».
Ayer me leí el nuevo libro de @gabrielawiener como una desquiciada, como con ganas de arrancarle su historia para ponerle mi nombre.
La protagonista de este libro pierde a su padre y ese duelo no solo la conduce de vuelta a su Lima natal, sino también a tirar de un hilo familiar hasta llegar a Charles Wiener, un huaquero europeo: un ladrón de piezas incas.
Las vueltas sobre esa genealogía, que giran en torno a un libro de hallazgos dudosos, reabren una herida más añeja e insondable. Una que por evidente, es más fácil de ignorar: la del #colonialismo sin mayúsculas… Continúa leyendo «Huaco Retrato», de Gabriela Wiener

Yasmina Khadra no es mujer

Por Naz.- Esta es una historia que comienza con un incendio. Las llamas arrasan los sueños del padre de Younes, el protagonista, y marcan a fuego la separación familiar, la ruina y la desesperanza.
Ese hecho trágico obliga a Younes a emprender una nueva vida con su tío y empieza a dibujar a un personaje escindido entre la sociedad colonial que lo acoge, y el recuerdo de la exclusión, la miseria y la crueldad a la que están condenados los suyos, los árabes… Continúa leyendo Yasmina Khadra no es mujer

Mi primera obsesión: ser escritora

Por Naz.- A los nueve años tuve mi primera obsesión. 
Todo fue culpa de un libro de Teresa de la Parra donde la protagonista le mandaba una carta larguísima a su mejor amiga en París. Entonces ocurrió un flechazo, una cosa desmesurada: yo quería ser escritora.
Me volvía loca la idea de ser capaz de mantener a una persona tan entregada como yo a las páginas de Ifigenia, saber construir esas frases que tuvieran el poder de convertirse en lágrimas, alegrías, congojas y rabias. ¿Cómo se hacía eso?… Continúa leyendo Mi primera obsesión: ser escritora

La dicha de no hacer nada

Por @lecturamalandra.- No he dejado de trabajar estos días. De lunes a viernes estoy ocho horas frente al computador con la televisión encendida, las redes abiertas, el celular a mano y con los chats en Skype activos. Desde hace casi 4 soy periodista de un canal de noticias y me he acostumbrado a estar permanentemente conectada, a sentir ansiedad de perderme un breaking y a estar aún más presente cuando todo colapsa. Un apagón, un terremoto o una pandemia… Continúa leyendo La dicha de no hacer nada