Olga Orozco: “Neorromántica, hermética y dialógica”

Por Miguel Pérez Mateos.- En esos términos define la obra de nuestra poeta, Olga Orozco, el escritor e investigador Enrique Solinas agregando que la misma “surge y se desarrolla como un programa sólido y preciso que inaugura, tal vez, uno de los últimos movimientos poéticos argentinos del siglo XX”.
Olga Nilda Gugliotta -Olga Orozco- nació el 17 de marzo de 1920 en Toay, La Pampa. Al cumplir 16 años, la familia se traslada a Buenos Aires y es así como al terminar el colegio secundario, ingresa en la carrera de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Pero no se recibe, ya que nunca quiso rendir las tres materias que le quedaban. En la gran ciudad, y tras decidir abrazar la poesía, vivió intensamente la vida: fue actriz de radioteatro, “armadora” de horóscopos, tarotista, etc… Continúa leyendo Olga Orozco: “Neorromántica, hermética y dialógica”

José Ángel Valente: “La escritura es un éxtasis”

Por Miguel Pérez Mateos.- Invierno de 2019, antes de Navidad. Sábado a la mañana en el Paseo de Gracia, Barcelona. El café en la vereda se disfruta distinto, aunque haga frío. Y mucho más aún, si inesperadamente comienza a sonar un Piazzolla fantasma que se acerca a la mesa. Guitarra y bandoneón interpretan “Nonino”. Yo me catapulto, regreso a este país que elegí para quedarme. Los últimos acordes pasan, se pierden entre las cucharitas, las tazas de café y charlas que no escucho. Floto en el aire frío de esta mañana de diciembre. Pienso en San Rafael, mi Villa 25, aunque estoy a cien metros de  la Casa Milá, maravilla de Gaudí conocida popularmente como “La Pedrera”. Cuando Piazzolla pasa y se diluye, cancelo y me levanto. Camino hacia Avinguda Diagonal y la abordo. Veo una librería. Me acerco a la vidriera. La vista se detiene en un libro: “José Ángel Valente|Alianza Editorial|Antología”. No lo conozco, pero entro y lo pido. Me dicen que no lo tienen. Yo les digo que sí; lo vi en el escaparate. Una empleada lo retira y me lo trae. Lo pago y me lo entregan en una bolsa de naylon con una cinta azul y una etiqueta. Cuando empiezo a leer los poemas, me cuesta abandonarlos. Desde entonces integran esta “caja de versos” que atesoro… Continúa leyendo José Ángel Valente: “La escritura es un éxtasis”

Alejandra Pizarnik, la poesía en el cuerpo

Por Miguel Pérez Mateos.- En mayo del 2003, Página 12 publicó un artículo referido a la poetisa, en el que se señala que era necesario “…sacarla del espacio de la víctima sufriente y suicida”. Han pasado dieciocho años y en verdad, no sé si esa aspiración se ha logrado. Lo que sí me parece, es que hoy Alejandra Pizarnik (me refiero a su obra, lógicamente) es bastante más conocida y por lo tanto, leída.
En el escrito de referencia se decía, además, sobre la ambición de la escritora acerca de hacer “el cuerpo del poema con mi cuerpo”. Es decir “convertirse en el personaje de su absoluto verbal.”  Sobre esa idea y afirmación he vuelto muchas veces en mi propia experiencia con la poesía, en un intento de vivir el compromiso asumido con la palabra poética, persiguiendo la capacidad de volcar en ella la experiencia vital unida a la responsabilidad de resguardar el lenguaje, ante tantos embates que cotidianamente se suscitan… Continúa leyendo Alejandra Pizarnik, la poesía en el cuerpo

Octavio Paz y su “Piedra de sol”

Por Miguel Pérez Mateos.- Ante una obra tan vasta y profunda, como lo es la de Octavio Paz, nacido en México en 1914 y galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1990, me ha parecido conveniente compartir un fragmento de uno de sus libros: “Piedra de sol”. 
De esta obra, Nana Rodríguez Romero, escritora y profesora de la Escuela de Psicopedagogía, UPTC y directora de la revista Cuadernos de Psicopedagogía, realizó el estudio titulado “Fenomenología y símbolo en ‘Piedra de Sol'”. Del mismo, compartimos este extracto… Continúa leyendo Octavio Paz y su “Piedra de sol”

Jorge Enrique Ramponi, “poeta de la piedra”

Por Miguel Pérez Mateos.- La primera información sobre el autor y su obra la tuve en 1968, a través de “Capítulo”, Biblioteca Argentina Fundamental, del Centro Editor de América Latina. En el fascículo N° 49, dedicado a “Los poetas del 40”, se incluyen datos biográficos de Aldo Pellegrini, Jorge Enrique Ramponi, Eduardo J. Bosco, León Benarós, Edgar Bayley y Alberto Ponce de León, y algún análisis de sus respectivas poéticas. En el libro que acompaña a la revista mencionada se publican poemas de cada uno. Es allí donde leí por primera vez un fragmento de “Piedra Infinita”, libro publicado por el autor en 1942, “que representa su madurez poética”, al decir de la Dra. Gloria Videla de Rivero (F.F. y Letras de la UNCuyo)… Continúa leyendo Jorge Enrique Ramponi, “poeta de la piedra”

Joan Margarit: “En un poema hay mil poemas”

Por Miguel Pérez Mateos.- Lo dijo alguna vez, refiriéndose a su propia poesía. “Hija de la emoción”, según informa el Diario El País (España), con motivo de la desaparición física del bardo en febrero de este año.
A su vez, el Diario “El Litoral” remarca que “…la suya es una poesía desde la derrota, despojada de artificios, de concisión y sencillez aplastantes, que con los años se volvió tremendamente popular. También por una concepción bella de lo que debe ser la poesía: algo que se entienda, que se pueda leer, y que busque la verdad”… Continúa leyendo Joan Margarit: “En un poema hay mil poemas”

Antonio Esteban Agüero: un “Capitán de pájaros”

Por Miguel Pérez Mateos.- Hace ya muchos años, creo que a fines de la década del ’70 (si no me falla la memoria), durante la realización de un encuentro de poetas nos llevaron a la casa en la que nació Antonio Esteban Agüero. Algunos la conocían, otros no habíamos oído hablar del escritor, pero despertaba interés por los dichos y comentarios acerca de su poesía.
Arribamos a Merlo, en el norte de la provincia de San Luis, tras recorrer el trayecto desde donde se realizaba el mencionado encuentro y la casa del poeta. En ese lapso se multiplicaron los dichos, las anécdotas y algunos datos sobre el autor. En todo momento se ensalzaba la fuerza incontenible de su poesía.
Apenas descendimos del transporte, nos encontramos con un algarrobo inmenso, al que el poeta dedicara el poema “Al abuelo algarrobo”… Continúa leyendo Antonio Esteban Agüero: un “Capitán de pájaros”

Salvatore Quasimodo: un Nobel de Literatura disruptivo y hermético

Por Miguel Pérez Mateos.- Lo descubrí allá por los ’80 en una colección de libros y fascículos encuadernables que aparecían semanalmente, publicados por Ediciones Orbis. Ochenta obras de autores premiados con el Nobel de Literatura (hasta ese momento) y ochenta fascículos que reseñan cada biografía, analizan brevemente el libro que los representa y el contexto histórico en el que se concedieron los premios. En las páginas centrales recoge extractos de los discursos y las razones oficiales por las que se concedió el premio, no solo literario sino también de otras disciplinas… Continúa leyendo Salvatore Quasimodo: un Nobel de Literatura disruptivo y hermético

Miguel Hernández: un “Viento del pueblo” inacabado

Por Miguel Pérez Mateos.- Miguel Hernández nace el 30 de octubre de 1910 en Orihuela, un pueblo de Alicante (España), en el seno de una familia humilde.
A partir de 1930 comienza a publicar sus poemas en diarios y revistas. Viaja a Madrid en busca de trabajo pero no consigue un empleo estable y se desalienta. Lleva sus versos al escritor Ernesto Giménez Caballero, director de La Gaceta Literaria, pero no logra que se los publiquen. Establecido en Madrid, conoce a poetas como Pablo Neruda, Rafael Alberti, Luis Cernuda y otros. Regresa a Orihuela y se dedica a terminar “Perito en lunas”, que luego publica. En 1936 aparece “El rayo que no cesa”, que es probablemente la obra más acabada del poeta. Se trata de un poemario de temática amorosa, compuesto principalmente por sonetos. Calidad estilística y fuerza expresiva son rasgos sobresalientes en su poesía.  La voz vehemente y desgarrada del poeta convierte el amor, la vida, la muerte, la guerra y la injusticia en una experiencia poética marcada por una vitalidad trágica…
Continúa leyendo Miguel Hernández: un “Viento del pueblo” inacabado