Las malas palabras: mejor en la intimidad

Por María Teresa Canelones Fernández.- Cuando se dicen en privado son emitidas con una energía de magnificación demoníaca liberadora que minutos después del estallido desembocan en una conciliación universal. Sin remordimientos gramaticales, denotan un acierto emocional, salvaje, tímido, natural, convenientemente olvidado Continúa leyendo Las malas palabras: mejor en la intimidad