Charly: séptimo piso

Por Giordana García.- Admito que desde muy chama para mí el rock argentino tuvo un primerísimo y único nombre: Charly García. Y no se debía exclusivamente al foco que los medios supieron poner con avidez en sus escándalos o desmanes emotivos, que si se lanzó semidesnudo de un noveno piso a una piscina de hotel, que si se peleó con Fito por Cecilia Roth, que si se metió toda la cocaína de Bogotá, que si se cambiaba la sangre cada cierto tiempo, que si se ufanaba insoportablemente de su oído absoluto, que si sufría de insomnio y la mayor parte del tiempo estaba sumido en su caótico departamento de Buenos Aires.
Pero dioses, los medios nada tuvieron que ver con las horas de buena música que Charly me regaló a mis 20 años, yo, tan estudiante de Letras viviendo en una ciudad estudiantil y hermética, me detenía en sus versos ‒ya para entonces envueltos en un halo mítico/snob‒ y diseccionaba todo el reciclaje perfecto de cotidianidad desbanalizada, un botón de plástico convertido en muestra estelar de otra vida posible, en engranaje perfecto con la melodía sencilla y el arreglo desbordado… Continúa leyendo Charly: séptimo piso