«Sucession»: esta gente detestable

Por Gloria Kreiman

«Succession», que ya tiene tres temporadas y de la que estamos esperando una cuarta, está para mí sin dudas entre las mejores de los últimos tiempos. O de todos.

Se centra en la historia de los Roy, una familia patriarcal y disfuncional de Nueva York, dueña de un imperio mundial de medios de comunicación, parques de diversiones y cruceros, que se disputa la sucesión del padre a la cabeza de la empresa.

Desde ahí habla del poder económico, político, social que -realmente- maneja el mundo. Pero, para mí, habla sobre todo del poder entre los vínculos de esta familia, con una figura paterna centrípeta, pegajosa, simbiótica, perversa, lo cual tiene consecuencias diferentes en cada uno de sus hijos.

sucession 2

Uno de los grandes méritos de «Succession» es el guion: potente pero a la vez sutil, a veces crudo, directo, y otras misterioso, subliminal, con algo de Shakespeare, algo de tragedia griega, algo de comedia (aunque a veces no se note) y capítulos dignos de estudiarse en escuelas de cine.

Otro: la construcción de los personajes. Podría hablarse horas de cada uno, de su complejidad y profundidad. Todos inteligentes y a la vez estúpidos, todos atractivos y a la vez despreciables.

Y las actuaciones son extraordinarias. El guion, como dije, es destacable, y hay muchísimos diálogos memorables, pero lo que hacen los actores -con sus caras, sus cuerpos, sus voces- es una exhibición de talento que lleva a lugares intensos, oscuros y frenéticos.

También destaca el tema de apertura que, además de ser buenísimo, es una síntesis sonora perfecta de todo esto que vengo diciendo. La fotografía y los movimientos de cámara son un ingrediente muy particular que da fuerte identidad a la serie y que crea muy precisamente atmósferas: toscas, bruscas, suaves, oscilantes, panorámicas o de detalles.

«Succession» es una de esas series para ver dos veces, más ahora que sabemos que habrá  más. Creo que sería perfecta si terminara donde terminó la segunda temporada, pero si lo nuevo mantiene la calidad de lo ya visto, va a ser sin dudas un placer reencontrarse con esta gente detestable.

Convidame un Matecito