Hayao Miyazaki, la leyenda de Studio Ghibli

Por Gloria Kreiman

 

Prolífico, premiado, querido, Hayao Miyazaki es un director, animador, ilustrador y productor japonés de cine y series de animación. Infantiles, en principio, pero como pasa con las buenas películas y series, a las suyas las terminan amando casi todos, sin importar la edad.

Porque construye -con varios estilos de dibujo manga- universos fantásticos, hiperrealistas, coloridos, con personajes complejos y muchísimas vertientes y disparadores de imaginación; a los que contrapone con la realidad, desde perspectivas políticas, feministas, pacifistas y ecologistas.

hayao
«El animador debe crear una mentira que parezca real para que los espectadores piensen que un mundo dibujado podría existir» es una de sus máximas. Y sin dudas, así sucede en su filmografía. Otra: no hacer secuelas. Prefiere «evitar el camino fácil», según dijo.

Hay muchas películas de Miyazaki en Netflix y en varias otras plataformas. Destaco tres, pero es muy difícil elegir. Son todas excelentes:

«Kiki: entregas a domicilio» (1989), sobre las búsquedas personales y profesionales de una bruja de 13 años.

hayaoKiki-Delivery-
«El viaje de Chihiro» (2001), exitosa y premiada meritoriamente; sobre una chica que queda atrapada en un mundo ancestral y mágico, desde lo que el director, entre otras cosas, plantea lo separado que está el modo de vida actual de la espiritualidad y la tradición.

hayaoelviajedechiri

Y «Se levanta el viento» (2013), una película hermosa y un poco polémica, basada en la historia del diseñador de uno de los aviones de la Segunda Guerra Mundial.

hayaoel-viento-se-levanta-1

Miyazaki cumplió 80 años este año y aunque en 2013 anunció que se retiraba del cine, por suerte no fue así y está trabajando en una nueva película, «Cómo vives», en la que a partir de diálogos entre un chico de 15 años y su tío se abordan temas sociales y psicológicos, seguramente también de una manera profunda y con mucha belleza. Ojalá llegue pronto a nuestros cines. Mientras tanto, repasamos su obra.

Convidame un Matecito