La esencia de Marisa Farina: fútbol, compromiso y humildad

Por Mayrin Moreno Macías

Hay un lugar común que reza así: “A veces se gana y a veces se pierde, pero siempre se aprende”. Esto último es esencial para Marisa Farina y su compromiso con el deporte. Cuando le ha tocado perder, lo primero que hace es una autocrítica y luego en equipo se pregunta en qué fallaron, porque no son solo las 11 jugadoras, está el técnico, ayudantes de campo, suplentes. Y cuando gana, mira hacia atrás y disecciona lo que pasó en ese tiempo de entrenamiento, el ir y venir, ejercitar con lluvia, frío o calor, perderse un cumple, un postre o no pasar el Año Nuevo con los seres queridos, porque cada esfuerzo y cada sacrificio valen la pena.

marisa

De chica jugó al básquet. También ha jugado hockey y bochas, pero profesionalmente se dedicó al fútbol. Ella no se arrepiente de nada. Vivió experiencias increíbles, ganó amistades que hoy siguen en contacto, la oportunidad de competir a nivel provincial y ponerse la camiseta de su país con la Selección Argentina.

marisa-3

Marisa empezó a jugar a los 15, sus referentes eran María “Coqui” Balmaceda, «la Tota» y otras jugadoras sanrafaelinas que en aquel tiempo tenían entre 30 y 35 años. A los 17, Las Pumas jugaron un amistoso con el club Huracán, del que formaba parte, y más tarde la invitaron a que participara en torneos nacionales y en la Liga Mendocina. Recuerda que estando en La Pampa, los técnicos de la Selección Argentina buscaban chicas para el seleccionado Sub-20. Ubicarse en una lista era tremenda incertidumbre, pero tuvo la dicha de estar. Jugó en el Mundial de Rusia Sub-20, el Sudamericano en Chile 2006, se recibió como profe de Educación Física y más tarde fue convocada nuevamente para participar en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 con la Selección Argentina, además del tiempo que pasó en Chile vistiendo la camiseta de Colo Colo tanto en el torneo local como refuerzo en la Copa Libertadores. Actualmente integra el Club El Tropezón, campeonas del primer torneo de la Liga Sanrafaelina y el primer equipo en participar en el Regional femenino que clasificó al Federal. También es entrenadora personal y espera recuperarse de la rodilla para volver a pisar la cancha.

A las mujeres les dice: “Podemos. Lo que uno se plantea, ya sea en el trabajo, en la casa, con los hijos, y en todos los ámbitos de la vida, si uno quiere, con humildad, disciplina y respeto las cosas se logran”.