Tamara Colombatti vive enamorada de la salsa y la bachata

Por Mayrin Moreno Macías

Cuando conoció la salsa y la bachata, se enamoró. Tamara Colombatti soltó un “guao”, cerró los ojos y se dejó llevar por el ritmo. Antes había bailado de todo: español, folclore, árabe, jazz, contemporáneo, saya boliviana, hasta ucraniano. Hoy enseña aquellos ritmos latinos, además de la kizomba, el mambo, la timba y la salsa cubana, porque está segura de que, si todos bailáramos más, seríamos más felices.

Para Tamara la danza es su vida, su pasión, lo que respira. A los 3 años de edad, su mamá, uno de sus pilares, la llevó a conocer este mundo. Desde entonces ha andado por Chile, Uruguay y aún no abandona el sueño de hacer una gira por Latinoamérica y Europa, si los tiempos y los contextos lo permiten. Recuerda que con seis meses de embarazo seguía bailando. Hacía trucos, iba y venía. Fue a los siete meses y medio que se le empezó a notar la panza, paró y el mundo le cambió. Otro amor llegó a su vida: Isabella, una maestra, sensible, llena de pureza, que le hace ser mejor persona y que se adueñó también de la danza, quiere aprender de todo.

Otro de sus pilares, su hermano Jorge, le ha enseñado a valorarse, a tener confianza en lo que hace, y ella le brinda su apoyo incondicional. Desde que empezaron a competir en 2016, Jorge le repetía: «Date cuenta de la bailarina que sos», «eres capaz de eso y mucho más». Y con toda esa confianza encima, en 2019 lograron el segundo puesto en un campeonato nacional. Tamara lo disfrutó, pues ese sentimiento de bailar para el público es único e increíble. “Esto es lo que quiero para mí”.

Su mensaje este 8M para las mujeres es que se valoren las unas a las otras, que sean auténticas y que vivan con valentía. Ella con la danza se encontró en relaciones en las que no aceptaban que bailara con otros hombres porque “no se lo bancan”, y después brotaba la ofensa y la humillación. “Aunque las mujeres hemos asumido roles diferentes, esa mirada machista sigue presente. Respetemos y valoremos”, dice Tamara.

tamara-14