Una simple caminata al día te alarga la vida

Por Msc. Miriam Macías
Especialista en Terapias Naturales

Actualmente, el ser humano está expuesto a muchas situaciones que lo presionan y agobian.  Con el tiempo estas presiones promueven graves problemas de salud, tales como enfermedades cardiovasculares, degenerativas, hipertensión, envejecimiento prematuro, obesidad, neurosis, ansiedad, depresión y otras.

Para contrarrestar los efectos de la vida cotidiana, la medicina moderna, recomienda tratamientos psicofísicos, es decir, realizar de forma consciente un ejercicio físico que permita eliminar las tensiones acumuladas en el organismo.  Estos programas físicos pueden ser tan simples como caminar.

De hecho, la caminata es una actividad física aeróbica que se ajusta a todas las personas, independientemente de la edad o sexo, además resulta económica.

Entre los efectos positivos de un programa aeróbico de caminata se pueden citar: ayuda a fortalecer los músculos de la respiración ya que tiende a reducir la resistencia del aire, facilitando la entrada y salida del mismo de los pulmones;  mejora la fuerza y eficacia de los impulsos del corazón, lo que permite el envío  de mayor cantidad de sangre en cada palpitación; optimiza la capacidad para transportar oxigeno a los pulmones, de estos al corazón y de allí a todo el organismo; provoca un aumento de la cantidad de sangre que circula en todo el cuerpo; aumenta el número de glóbulos rojos y hemoglobina que son los transportadores del oxigeno en un 98%.

En consecuencia, durante la caminata se producen modificaciones adecuadas y coordinadas en los sistemas nervioso, muscular, respiratorio, circulatorio y digestivo. Además, estos actos locomotores rítmicos, tienen un rico tono afectivo que producen placer, lo que, unidos a factores psicológicos, mantienen la agilidad corporal y ejercen una gran influencia emocional y social.

caminata2

Es recomendable que antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, se realice un examen médico completo, especialmente si es mayor de 30 años, sedentario, obeso o tiene factores de riesgo por enfermedades cardiacas.

Al caminar se debe mantener una postura corporal vertical, hombros erguidos, cabeza erecta, espalda recta y abdomen plano. Los dedos de los pies deben apuntar al frente y los brazos colgar a los lados del cuerpo.  La respiración  ha de ser profunda, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Se recomienda hacer ejercicios de estiramiento antes y después de la caminata, así como usar ropa holgada y  un  calzado  cómodo.

De acuerdo con la American Collage of Sport Medicina, la caminata se debe practicar de 3 a 5 veces por semana, con una duración de 20 a 60 minutos diarios, manteniendo una forma rítmica.  Una simple caminata corta de 20 minutos diarios, realizada correctamente, con un tiempo respiratorio completo, con inhalaciones y exhalaciones profundas, crea sensación  de vigor y armonía.