Jim Carrey y su eterno resplandor

Por Gloria Kreiman

Después de ver la serie «Kidding», recordé otros trabajos de Jim Carrey excelentes y conmovedores, como en este caso.

La mayoría conocimos a este actor en comedias no muy buenas («La Máscara», «Irene, yo y mi otro yo», por ejemplo) y para muchos sigue vinculado con este perfil de actor cómico, pero en realidad desde hace bastante es bastante más que eso.

Ya a finales de los 90, en «The Truman Show», quedó claro que podía ser un buen actor dramático. Y en «Man on the moon», en la que interpreta al comediante Andy Kaufman, hace un papel maravilloso, que oscila entre lo cómico y la tristeza de una manera notable.

En 2004 protagonizó junto a Kate Winslet «Eterno resplandor de una mente sin recuerdos», de Michel Gondry y Charlie Kaufman, que es prácticamente una película de culto. Para mí, de hecho, es uno de los dramas románticos más hermosos y profundos de los últimos años, y en donde Carrey, de nuevo, logra transmitir melancolía intensa y constantemente.

Y en «Kidding», su último trabajo emitido, hace también una actuación buenísima, de mucha profundidad gestual y de matices anímicos. Aprovecho también para recomendar la serie, que si bien en los últimos capítulos –en mi opinión– cae un poco, es muy buena y logra un tono de drama con algo de comedia muy preciso, muy singular, y tiene personajes muy bien construidos.

Por fuera de la actuación, Jim Carrey hizo una de las mejores versiones de «I am the walrus», de The Beatles (se puede escuchar en YouTube), y pinta cosas que a mí, por lo menos, me encantan. Coloridas, lúdicas y a la vez bastante oscuras.

En todo lo que hace, me parece, hay algo de esta contradicción, de esta alegría que alterna o convive con la tristeza o lo tenebroso. Su vida, de hecho, ha sido un poco así. Ha sufrido desde chico por diferentes situaciones familiares y de pareja, por tener depresión (en varias entrevistas cuenta estas cosas) y al mismo tiempo se ha dedicado al humor, a la comedia…

Este fue entonces mi repaso sobre mis preferidos de Jim Carrey y mi invitación a revisar su carrera.