Lof Quemquemtrew: ante la orden de desalojo, más diálogo y menos represión

Fotos: Rox Sposaro

El acampe sigue. Este lunes, mientras se terminaba la audiencia de impugnación ante la orden de desalojo contra la comunidad mapuche Lof Quemquemtrew de la Cuesta del Ternero, El Bolsón, Río Negro, la lamien Soraya Maicoño, quien es vocera de la comunidad, informó que fue una falsa alarma la supuesta llegada de la Policía al territorio. Aclaró que había sido un vecino de la zona, amigo del empresario Rolando Rocco, que se acercó para amedrentar en un momento tan sensible.

“Son casi tres meses de la zona militarizada. Con una situación de muchísima vulnerabilidad, es una zona que viene padeciendo injusticias hace muchísimos años, queremos y pedimos que se desmilitarice, que se levante ese cerco, ese retén policial, que después de dos meses y más de convivencia con el COER se puede incluso hasta identificar efectivos que se vistan de azul como policías de Río Negro. Claramente es una decisión política que ellos estén allí, porque hay una autorización de parte del Gobierno de Río Negro que habilita ese retén y esto genera un conflicto permanente, es como una zona que está viviendo en un estado de sitio en una democracia”.

Sobre la audiencia, que entró a un cuarto intermedio hasta el jueves 30 de diciembre a mediodía, comentó que fue un día intenso. El juez los sorprendió porque apeló al artículo 14 del Código Procesal Penal, que establece que jueces y fiscales procuren un acuerdo pacífico y más de diálogo que represivo. “Ese artículo propone que se establezca un acuerdo entre las partes, como una mesa de diálogo. Si bien Saavedra intentó exponer que él había presentado un acuerdo superador y que se sentía completamente defraudado porque había sido expuesto, como que lo publicamos, lo difundimos, lo compartimos, claramente no era un acuerdo superador, era una imposición en donde las muchas cosas que planteaba era que, por ejemplo, solo habilitaba al territorio por seis meses y después trasladarlos a un espacio territorial que además está vendido a otra persona. Lo que se planteó es que, si realmente hay un ánimo de acordar que sea eso y que sea beneficioso en algún punto para las dos partes, no una imposición”.