Un polímata libertario

Por Ariel Petruccelli

Bajo el austero título de Ensayos misceláneos, Federico Mare ha dado a conocer su último libro. Se trata de una compilación de veinte textos ensayísticos, de extensión relativamente breve. La obra ha sido editada por El Amante Universal y Ediciones Culturales de Mendoza, y claramente nada a contracorriente, en varios sentidos. Se trata de un libro de elaboración artesanal, de tapas duras, pliegos cosidos y un grabado en la portada. Una obra de arte, ni más ni menos; un libro cálido en estos tiempos de fríos libros digitales. El género que unifica a los escritos compilados es hoy infrecuente: la ensayística se ve crecientemente desplazada por formatos académicos hiperespecializados y sesgados, por un lado; y por un lato y llano periodismo sin vuelo literario ni hondura teórica, por el otro. La amplitud y diversidad de temas abordados es aún más infrecuente todavía: política, cine, coyuntura, cultura, filosofía, historia. Federico Mare es un pensador universalista en tiempos de relativismos (muchas veces simplones); un generalista en un mar de especialistas, un pensador ilustrado en un mundo intelectual crecientemente posmoderno.

Una obra de mirada tan amplia y diversidad tan extendida, hoy tiende a generar recelo. No son buenos tiempos para quienes se toman en serio aquello de que “nada humano me es ajeno”. Los nuestros son tiempos de identidades que se creen fuertes cuando más bien son estridentes, relativismos en general no muy meditados, polarizaciones demasiado simples, maniqueísmos a la carta. Más que polarizada –un término hoy de moda– la cultura en general y la cultura política en particular se halla más bien simplificada. Pero Federico Mare no simplifica. Y en una obra que tiene como finalidad manifiesta la divulgación, esto es un mérito no desdeñable.

Sea cual sea el tema abordado, varias notas distinguen a todos estos ensayos. La primera: no hacer muñecos de paja de las posturas criticadas, exponer con respeto las posiciones que no se comparten, evitar las descalificaciones ad hominem, las “chicanas”, los alegatos para la propia tribuna. La segunda: hallar conexiones imprevistas, perspectivas sorprendentes, inusuales giros interpretativos. No importa cuán especialista se pueda ser en los temas abordados en este libro: cabe siempre la posibilidad de sorprenderse. Sin temor a exagerar, podríamos decir que su autor aborrece que “llueva sobre mojado”: mucho o poco, grande o pequeño, todos estos textos tienen un evidente toque de originalidad. La tercera: una perspectiva política que informa pero no deforma cada uno de los abordajes. Para más datos: Federico Mare es un socialista libertario. Un corazón anarquista con una cabeza marxista, si se me permite la metáfora.

En uno de los textos más extensos incluidos en este libro –“Acerca del ensayo y la ensayística”– Mare acomete una elocuente y muy meditada apología del género que cultiva. Allí nos dice que escribir ensayos es pensar escribiendo. La ensayística es un género dialéctico en el viejo sentido griego: se basa en la argumentación y el debate. Pero no desdeña a la retórica. Aúna ciencia y estética, en una fusión nunca sencilla (la metáfora de la manta corta es traída con justicia a colación). Y todo buen ensayista debe cultivar las artes de la polimatía (interesarse por muchos y diversos temas) y de la síntesis. En este mismo ensayo Mare nos ofrece también su perspectiva política personal:

Asumo mi deber de luchar sin tregua contra este mundo de injusticias y barbarie. Pero reivindico el derecho a hacerlo en solitario, como francotirador de un ejército al que nunca he de negar mi lealtad y servicio, pero dentro del cual no podría ser yo mismo. No toda soledad es evasión y comodidad. No toda soledad es cobardía y egoísmo.

Say no more.

esayos miscelaneos federico mare

Los textos incluidos en Ensayos misceláneos tienen diverso origen y procedencia. Unos cuantos son inéditos, pero la mayor parte han sido publicados en diferentes sitios, como La Izquierda Diario. Algunos son fruto de urgencias políticas circunstanciales; otros, consecuencia de reflexiones intemporales. Pero en todos los casos se trasciende la inmediatez. El esmero estético es omnipresente, pero la argumentación cuidadosa no lo es menos. Y eventualmente, en un registro esencialmente cualitativo, Mare puede ofrecernos abundantes datos y análisis cuantitativos. Tal es el caso de “Anatomía de la muerte en Argentina: la inseguridad repensada”. Allí se apela a cifras oficiales y análisis comparativos (históricos y con otros países) para demoler la representación –tan instalada mediáticamente– de que la Argentina vivía una suerte de epidemia de inseguridad.

Que un pensador de izquierdas se ocupe del terrorismo de estado, de la política de la «anti-política», de la cartografía del imperialismo, del primero de mayo, de la opresión de los pueblos originarios o del derecho a la protesta seguramente no sorprenda a nadie. Pero inevitablemente sorprenderá a la mayoría el que ese mismo autor se ocupe del amor, de la ironía, de Halloween o de la esencia lúdica del fútbol. Y sucede que son estos, y otros, los temas abordados en este libro inusual.

Basta leer unas pocas páginas de Ensayos misceláneos para captar al instante todo lo que se pierde con las derivas intelectuales de los últimos años, y lo mucho que podría ganarse con otro tipo de práctica intelectual.

La obra, que ya tuvo su lanzamiento en la Feria del Libro de Mendoza a fines de octubre, volverá a ser presentada el jueves 9 de diciembre a las 19 en la librería García Santos (Av. San Martín 921, Ciudad de Mendoza) y el viernes 10 de diciembre a las 19 el centro cultural Solar de Ana (Almirante Brown y Maipú, Godoy Cruz), como parte de la actividad «Liberarte con Memoria», a propósito del Día Internacional de los Derechos Humanos.