Sofia Coppola: cine con contenido, alma y poesía

Por Gloria Kreiman

Sofia Coppola nunca fue solo la hija de Francis Ford Coppola, sino que es una gran directora de cine, videoclips y comerciales; actriz; productora y guionista; y en todo lo que hace hay marcas propias –artísticas, estéticas, conceptuales y simbólicas– muy fuertes, diferentes y con mucha belleza.

Ha hecho varios videoclips. Los más interesantes, me parece, son el de «I just don’t know what to do with myself», de The White Stripes, y «This here giraffe», de The Flaming Lips.

sofiacoppola1

Y varios comerciales, la mayoría de perfumes, que –como decía– son visual y conceptualmente bastante diferentes a los típicos comerciales sobre estos productos.

Sus películas son indudablemente sus mayores trabajos. Tiene hechos siete largometrajes: «Las vírgenes suicidas», «Perdidos en Tokyo» (el más conocido, probablemente), «María Antonieta», «Somewhere», «Ladrones de fama», «El seductor» y «On the rocks».

Son muy distintos entre sí, con temáticas, historias y épocas diferentes, pero todos tienen una fuerte marca de autor, en cuanto a su estética y dirección de arte (que suele ser bastante onírica), la vibración, la sensibilidad, el tono; y todos de algún modo hablan sobre la hipocresía, la frivolidad, los tabúes, el vacío o la oscuridad en los vínculos. Y además siempre tienen una banda de sonido muy hermosa y muy particular (la película «María Antonieta» es icónica en este sentido), y mujeres en buenos personajes protagónicos.

Invito entonces a conocer o repasar a Sofia Coppola, porque sus películas tienen contenido, alma y poesía.

sofia-coppola2