Libera tu sistema digestivo de toxinas

Por Msc. Miriam Macías
Especialista en Terapias Naturales

El sistema digestivo es uno de los más importantes para mantener una buena salud.  Comer suficiente cantidad de alimentos, de forma variada y de buena calidad, cooperan con el equilibrio del organismo y ayudan a resistir las enfermedades.

Una alimentación sana con productos naturales, evitando los conservantes y todo aquello que los convierte en elementos tóxicos, debe ser la elección consciente, si queremos tener una vida productiva.

Algunos de los alimentos que fortalecen el sistema digestivo son: naranjas, limones, mandarinas, aguacates, cocos, papaya, mango, pomelo, sandía, mangos, dátiles, fresas, ciruelas, peras, manzanas, moras, uvas, piña, melocotón, higos, almendras, lentejas, garbanzos, guisantes, espinacas, cebollas, zanahorias, perejil, ortiga, apio, ajo.

Las plantas que ayudan al buen funcionamiento del sistema digestivo, se describen de acuerdo con su acción  específica: gases, estreñimiento, inflamación del hígado, irritación de la mucosa gástrica, laxante.

En caso de gases se recomiendan las siguientes: anís verde, menta, tomillo, hinojo, manzanilla, malva.  Una taza de agua caliente con una cucharada de una de estas plantas en infusión, tres veces al día, antes de las comidas.

Estreñimiento: licuar un trozo de penca de sábila (previamente remojada) en un vaso de jugo de naranja y tomarlo en ayunas.  También, se puede mezclar por partes iguales, diente de león, anís verde, comino o menta, utilizar una cucharada por taza de agua, en infusión, se toma al acostarse y luego en ayunas.

Inflamación del hígado: ajenjo, cola de caballo, diente de león, alcachofas, un limón completo, se licuan en un vaso de agua, luego se cuela y se toma después de comer.  Mejora la mala digestión.

Evitar la irritación de la mucosa gástrica: remojar el tamarindo y tomar un vaso en ayunas, durante nueve días.

Laxante: dejar en remojo en un vaso de agua, desde la noche anterior: ocho ciruelas pasas, dos cucharadas de linaza, una de miel de abejas, una de salvado de trigo; luego licuar y tomar en ayunas, sin colar.

Cada una de estas opciones ayudan a mantener el intestino limpio de tóxinas y por ende, contribuyen a mejorar la salud.