«Westworld»: construcción de identidad y conciencia política

Por Gloria Kreiman

 

«Westworld» es una serie western futurista de HBO que se estrenó en 2016, creada por Jonathan Nolan (guionista de «Memento» y «Batman el caballero de la noche», entre otras películas) y su esposa Lisa Joy, y producida por JJ Abrams (que es el director de «Super 8» y algunas «Star Wars»). 

Se centra en una especie de parque de diversiones de una tecnología supercompleja ambientado como el viejo Oeste -con cowboys, sheriffs, tabernas y caballos-, donde anfitriones que son robots idénticos a los humanos están a disposición para que los huéspedes o asistentes vivan aventuras y cumplan sus fantasías de sexo, violencia, perversión, sin tener que sufrir las consecuencias que estas cosas tienen en el mundo real.

El conflicto comienza cuando, por motivos que pueden ser leídos de diferente manera, los robots empiezan a tener conciencia propia y conciencia de a qué son sometidos, para qué y por qué están en ese parque.

Una de las cosas que veo más interesantes en «Westworld» es la mezcla y la convivencia de la ciencia ficción y el western, no solamente en sus escenarios (el parque del lejano oeste y el centro ultramoderno desde el que se lo maneja) sino también en sus narrativas, sus núcleos de épica: la exploración de la naturaleza humana que suele tener la ciencia ficción y la conquista de territorios como metáfora de libertad que aparece en los westerns. Así, la serie habla de construcción de identidad, conciencia, conciencia política.

Además, tiene cosas excelentes en materia de guion, giros sorpresivos, construcción de personajes, actuaciones (como la de Anthony Hopkins, que es siempre fantástico) y una banda de sonido hermosa (a cargo de Ramin Djawadi, que también es responsable de la música de «Game of Thrones») con, por ejemplo, versiones instrumentales de Radiohead o Amy Winehouse tocadas sin pianista en un piano de taberna cowboy.

Es sin dudas una serie superior a la media, con momentos mejores que otros, pero con una calidad técnica y artística sostenida en cada uno de sus capítulos.

 

westworld 2