Glorieta de las mujeres que luchan

Por Mónica Díaz Serrano

La opinión desde la ignorancia y el prejuicio solo genera odio y desinformación. Esa es la estrategia del Presidente de México para borrar e invisibilizar a organismos, mujeres y luchas que defienden a los grupos vulnerables; y para distorsionar, desacreditar, reprimir y criminalizar al movimiento feminista que –según él— inició hace dos años con el único propósito de afectar su mandato[1].

Su gobierno levanta vallas para proteger edificios y monumentos, y borra las consignas, exigencias y nombres de las mujeres asesinadas con eficiencia y rapidez, como si al hacerlo, los feminicidios, la violencia de género y la impunidad dejaran de existir.

Sus acciones son un intento vergonzoso y desesperado por esconder la incompetencia de un gobierno androcéntrico, machista y misógino plagado de berrinches, ginopia, excusas y “otros datos”, que se hunde con el tsunami feminista.

No entienden que estamos hartas y que nunca más nos vamos a callar, que sus violencias y represión nos impulsan a seguir luchando con más fuerza por las que ya no están, por nuestro derecho a decidir sobre nuestras cuerpas y por nuestra libertad.

glorieta

Es por eso que las feministas de @antimonumenta_vivasnosqueremos tomaron la Glorieta de Colón, la renombraron como Glorieta de las mujeres que luchan y en el pedestal colocaron la figura morada de una niña con el puño en alto, que en la parte posterior dice: JUSTICIA.

Ahora, este lugar sí representa a todas las mujeres que luchamos y construimos la historia.

NUESTRA LUCHA NO SE BORRA y seguiremos expresándolo, rompiendo y quemando todo hasta que entiendan que nuestras vidas y la justicia son más importantes que su comodidad.


[1] El pasado 29 de septiembre, el Presidente de México dijo en su conferencia de prensa: “Hace unos dos años, cuando empezó el movimiento feminista, muchas mujeres participaron, pero se empezaron a dar cuenta de que se habían convertido en feministas conservadoras solo para afectarnos a nosotros, solo con ese propósito.”