Emular la vida. Biomimética

Por Mariana Bollati
Arquitecta
Imagen portada: Paul Jackson 

 

¿Qué relación hay entre ventiladores y ballenas jorobadas? ¿Cómo se gana una guerra en inferioridad de condiciones contra el enemigo?, ¿simplemente imitando a la naturaleza? 

La respuesta rápida es: Biomimética, que refiere directamente a interpretar y emular la vida.

La mejor guía y mentora es la naturaleza, y voy a repetir esta palabra más de 10 veces en esta nota, porque realmente es la base de todo. La biomimética se ha aplicado a diversas disciplinas: tecnología, medicina, materiales, ingeniería y, por supuesto, arquitectura.

Retomando la pregunta del comienzo. En el año 2004, un biólogo llamado Frank Fish, quien al parecer nació con un destino muy marcado, creó aspas para turbinas eólicas, con una eficiencia un 20% mayor a las tradicionales. Esto fue posible después de observar y estudiar a la ballena jorobada que, a pesar de ser un mamífero de 36.000 kilos, es capaz de nadar hasta a 15km/h cuando está viajando. Y esto se debe a las protuberancias que tiene en los bordes de sus aletas. 

Como explica la revista Ciencia y Salud, las protuberancias consiguen reducir la resistencia al agua y crear remolinos que al mismo tiempo sirven de propulsión.

 

biomimetica2

 

Por otro lado, nos remontarnos a Vietnam, al año 1966, cuando los soldados del Viet Cong lograron ganar la guerra contra Estados Unidos generando una de las estrategias más desconcertantes de la historia para el enemigo: los Túneles Cu Chi, conocidos como los Túneles del Terror. 

Se trataba de una red de túneles de cientos de kilómetros, donde se generó toda una forma de vida. No fueron construidos por gente del mundo de la ingeniería, sino por personas que voluntariamente colaboraron en la guerra. Y no solo se trataba de una red de pasadizos como escondite, tenían talleres y almacenes para guardar armas, sectores para curar a los enfermos, áreas de descanso. Para poder obtener oxígeno de la superficie, construyeron falsos termiteros en la superficie, que funcionaban de chimeneas. Extraían agua de pozo y toda la vida se desarrollaba bajo tierra.

Cualquiera haya sido la inspiración: topos, hormigas, ratas, les permitió vencer en la guerra.

 

biomimetica3Falsos termiteros para respiradero

 

Ahora, relativo a la arquitectura, todos hemos oído el nombre Gaudí alguna vez: “el arquitecto del futuro se basaría en imitar a la naturaleza, ya que es la forma más duradera, racional y eficiente de todos los métodos”. En su famosa Casa Batlló, proyectó la cubierta de la vivienda inspirándose en las vértebras de una serpiente. Con esto logró generar espacios sin desperdicios de superficie, sin formas rectas.

Otro ejemplo es el edificio Eastgate Center, en Zimbabue, África. Estudiaron rigurosamente los nidos de termitas, que necesitan 30 ºC constantes para sobrevivir. Mediante túneles que están en contacto con zonas húmedas de la tierra, generan enfriamiento por evaporación, logrando en el desierto subsahariano de África una diferencia de temperatura de 1 ºC entre día y noche, en una zona donde las temperaturas pueden variar desde 2 ºC hasta 42 ºC. Un sistema natural de autorregulación de temperatura.

 

biomimetica4
Termiteros de África

 

Se dice que lo único que nos diferencia del resto de los seres vivos es la autoconciencia, que a veces en ciertas personas parece tan sesgada. Es algo tan abstracto que no podemos tener certeza de ser los únicos “iluminados”.

¿Será que somos naturaleza pero lo que nos diferencia de ella es simplemente que es desinteresada, sabia y segura de sí misma?, ¿que realmente el planeta entero opera como una unidad, que lo que hace alguien o algo por allá le sirve o repercute a alguien o algo por acá? 

Si aún no han visto la serie de episodios cortos Connected, no pueden dejar de hacerlo. Es escalofriante y emocionante comprender, por ejemplo, cómo el polvo del desierto del Sahara está conectado con el Amazonas al ayudar a producir la fertilización de la selva.

Pregunta al planeta, allí están todas las respuestas”. Si hay que desarrollar alguna tecnología, hay que preguntarse “¿cómo lo hubiera resuelto la naturaleza?”, son las palabras de Janine Benyus, una científica abocada a entender y buscar soluciones usando la biomimética.

Por supuesto no todo brilla como en las colinas suizas de Heidi. En el inconsciente colectivo de la humanidad pareciera, como nos canta Charly: Nace una flor, todos los días sale el sol, que la primera sensación que tenemos de naturaleza son bosques, cascadas y animales felices en sus hábitats, aunque esa es tan solo una cara de la misma. La página de Instagram: Nature is metal, nos muestra la otra cara. La naturaleza es también áspera, amoral y práctica. Y en eso guarda una sabiduría que aún no descubrimos en toda su magnitud. 

Con el desastre ambiental que estamos viviendo, nos estamos enfrentado a esa otra cara que no estamos acostumbrados a ver. Estamos inmersos en serios problemas para poder vivir dignamente en este planeta. Los sucesos son alarmantes. Es insólito pensar que está por cerrarse un acuerdo porcino en Argentina y tantas atrocidades más en el mundo. 

La tecnología nos ofrece nuevas oportunidades, podemos dirigirla hacia el confort y modestia. El Instituto de Negocios de la Universidad Point Loma-Nazarene de California, EEUU, calcula que, cerca de 2025, la biomimética representará más de 300.000 millones de dólares anuales del PIB de Estados Unidos en aplicaciones industriales de todo tipo, supondrá un ahorro potencial de otros 50.000 millones en recursos naturales y generará alrededor de 2 millones de empleos.

No se trata de tener grandes ideas, se trata de observar más. “Hay más por descubrir que por inventar”, dice Benyus en su libro Biomimética. innovación inspirada en la naturaleza. Necesitamos representar mejor a la naturaleza, ser más dignos de ella.