Una Casa feminista, ecológica y disidente

Fotos: Mayrin Moreno Macías

Y sucedió que un día dieron cientos de pasos. Nada las detuvo. “Fuegos de todos los colores” iban y venían desde la Casita de La Poderosa, en calle Telles Meneses 153, hasta Tropero Sosa 486 del barrio Constitución, para inaugurar la Casa de las Mujeres y las Disidencias de San Rafael. Es la octava en el país. Una casa para abrigar, para enseñar, para impulsar, para dar fuerzas, para aprender, para sembrar, para cobijar, para soñar, para luchar…

Una conquista más y había que celebrar, no con un corte de cintas sino con murga, pizza casera, La Delio Valdez de fondo musical, niños y niñas jugando, con los cuidados de la pandemia y con un taller para mostrar el “paisaje aguerrido” de sus adentros al son de un menudo tamborileo:

La voz es mi bandera sagrada
la que elevo cuando me callan
la voz es mi desafío, mi mundo…