Exploraciones

Por Marcos Martínez
Ilustración: Martín Rusca

La mirada torcida de los pibes de la esquina; la vieja del almacén que no tuvo ningún problema en venderle un encendedor con el que acababa de dar fuego a veinte personas; alguna que otra puteada perdida, aparentemente sin rumbo, que casualmente lo acompañaba en sus paseos por las calles de la villa; la otra vieja que tampoco tuvo ningún problema en barrerle las hojas sobre pies a la pasadita… Todos esos pequeños indicios le hacían sospechar que estaba pagando derecho de piso.

4_exploraciones