Retiros espirituales: una experiencia vital para descansar, reflexionar y meditar

Por Msc. Miriam Macías
Especialista en Terapias Naturales

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.
Proverbio hindú

El retiro espiritual constituye una maravillosa experiencia para hacer una pausa en nuestra vida cotidiana y vivir unos días con nuestro yo interno, rodeados del encanto de la naturaleza.  De esta manera, invitamos a nuestro cuerpo a relajarse, a soltar las tensiones y el cansancio acumulado.

De forma errónea, algunas personas definen el retiro espiritual como una ruptura con la realidad, para buscar en lo más hondo de nuestros pensamientos y emociones. Sin embargo, de acuerdo con lo expresado por el filósofo francés Georges Gusdorf, es un encuentro personal con esa parte de nosotros mismos que permanece oculta y silenciosa, esa parte de las emociones y sensaciones que están latentes, condicionando nuestro bienestar físico para bien o para mal.

De hecho, algunos consideran el retiro espiritual como una experiencia mística o religiosa, pese a que retirarse de lo cotidiano no es un hecho exclusivo de personas creyentes o con inquietudes místicas, sino que está al alcance de toda la gente que desee tener la experiencia vital de descansar, reflexionar, meditar y recargarse de energía.

El silencio y las prácticas de meditación guiadas nos enseñan a observar lo cotidiano desde otra perspectiva, a construir una relación más sabia con nuestros pensamientos, a conectarnos con nuestra alma, a apreciar la vida en todo su esplendor y belleza.

Los beneficios que aporta el retiro espiritual son innumerables. Los más resaltantes son: ayuda a la desconexión con la rutina diaria, promueve el tener un tiempo para la reflexión, permite que la persona se conozca más, promociona el contemplar y aprender de los pequeños detalles de la vida, incentiva el descanso a un nivel más profundo, sirve para encontrar nuestro verdadero ser, es útil para rejuvenecer y fortalecer el espíritu, desarrolla la creatividad, contribuye a encontrar un nuevo enfoque a la vida personal y profesional, así como a conectarse con la naturaleza.

Los objetivos del retiro espiritual van dirigidos a encontrar la paz, la serenidad, el equilibrio emocional a través de la contemplación, la concentración, la relajación,  la meditación y el silencio.

Después de un retiro espiritual, la persona estará más conectada con la vida, con la creatividad, con el amor, con la confianza, pondrá más atención a sus pensamientos y a las palabras que emita, manejará las situaciones cotidianas con mayor asertividad. Cuando una persona es capaz de organizar su conciencia, su ser fluye y su vida se hace más agradable.

retiroespiritual3