Cómo fue la ocupación masiva de San Rafael

Por María Elena Izuel

La venta del ganado a Chile llegó a ser el principal negocio y fue don Ramón Arias el ganadero más importante. Había traído animales de pedigrí para mejorar la calidad de la raza criolla. Sus alfalfares se encontraban en Salto de las Rosas y Cuadro Benegas. Años después también se dedicó a la agricultura, su casa Las Rosas, en Pueblo Diamante, estaba rodeada de viñedos.

La colonización comenzada por Balloffet e Iselín poco a poco se fue extendiendo. Después de la llegada del ferrocarril, los periódicos de Mendoza y Buenos Aires iniciaron una campaña de propaganda en favor de San Rafael, lo que trajo como resultado el arribo a estas tierras de hombres emprendedores.

En 1904 se instaló en la zona de Villa Atuel don Bernardino Izuel, quien canalizó las aguas del río Atuel. Invitó a viajar a sus parientes, los hermanos Arizu, quienes dieron origen a los viñedos más extensos del mundo, y entre todos donaron tierras para la construcción del pueblito.

En Las Malvinas, don Ezequiel Tabanera efectuó un loteo en la orilla derecha del río Atuel y un tiempo después dio origen a las colonias Bombal y Tabanera, en El Cerrito, y Atuel Norte, en Cañada Seca.

Don Alberto Herrero colonizó Rama Caída y, en 1910, Cañada Seca y El Usillal. También loteó 50 manzanas al sur del Carril Nacional, avenida Mitre.

Bajo el impulso de Emilio Civit fueron trazadas las colonias La Llave Nueva y Monte Comán, que ya era un pequeño centro ferroviario. También se fundó Colonia Sáez, actual Goudge.

Años antes, en 1884, el doctor Diego de Alvear, hijo del general Carlos María de Alvear, compró un extenso territorio que hoy lleva ese nombre, y que fue mensurado a partir de 1903 por don Carlos Chapeaurouge, quien trazó Real del Padre y más tarde General Alvear. La compañía Atuel Sud empezó a valorizar el sector de Jaime Prats.

Don Juan Bautista Cornú y don Isaac Espínola efectuaron un loteo y fundaron Pueblo Diamante, pero donaron poco terreno para las calles, que resultaron muy estrechas.

Don Estanislao Salas trazó la Villa Salas.

Arturo Blanco incrementó los cultivos de nogales y olivos en Cuadro Benegas. Alfonso Capdevilla fundó una colonia agrícola y ganadera en El Sosneado.

En 1908 se estableció, donde hoy se encuentra la bodega, don Otto Suter, quien comenzó el cultivo de vid importada de Alemania.

Don José Quiroga llegó en 1884. A fuerza de trabajo compró tierras a Iselín e instaló un abasto de carnes y almacén en el sitio que hoy ocupa la plazoleta Sarmiento. En 1911 loteó sus terrenos formando Pueblo Quiroga y a pura pérdida construyó el hipódromo, que tuvo corta vida, luego el Mercado y los Baños Públicos, obras muy progresistas pero que no tuvieron éxito.

La ocupación en forma masiva se inició después de la llegada del ferrocarril. Si bien la agricultura se extendió rápidamente, la ganadería se mantuvo en primer rango hasta 1930. Después de esa fecha, sobre todo por la lluvia de ceniza provocada por la erupción del volcán Descabezado, comenzó a decaer, desarrollándose las industrias.

casa mercedes salas