“Cuando entiendes cómo funciona el sistema y te pones las gafas violetas, las cosas cambian radicalmente”

Por Mayrin Moreno Macías

 

Cuando Mónica Díaz Serrano empezó a leer sobre la historia del feminismo y a entender cómo funciona el patriarcado, sintió enojo por todas las mujeres que han tenido ‒y tienen‒ que callar y obedecer. Esa rabia la canalizó a través de una ilustración, abrió la cuenta @lafeministadelosbrillos y dio sus primeros pasos en el paste up. “A muchos les gustaron mis dibujos, recibo mensajes de mujeres que quieren saber más sobre feminismo, educación sexual o que necesitan que alguien las escuche, también han surgido varias colaboraciones y proyectos que me llenan de vida”, dice Mónica.

 

retrato1

 

―¿Qué te ha enseñado el feminismo?

―A deconstruir lo que nos ha sido impuesto, es un proceso difícil, intenso y largo, pero cuando entiendes cómo funciona el sistema y te pones las gafas violetas, las cosas cambian radicalmente y ya no hay vuelta atrás, empiezas a ver el mundo desde otro lugar. También me ha ayudado a reconocer mi privilegio, a identificar y desarticular comportamientos y pensamientos que perpetúan la jerarquización, las opresiones y la violencia de género, y a luchar por la emancipación de las mujeres.

Ella es mexicana, vegana, activista, estudió Diseño, hizo un diplomado en Diseño Ecológico y una maestría en Creatividad para el Diseño, y nos acompañará en la Revista Kilómetro Cero con sus textos e ilustraciones. Además, este martes 29 de junio podrán escucharla en vivo porque dictará la conferencia “Coeducación, Perspectiva de Género y Diseño como herramientas de transformación social”.

 

que_arda_el_patriarcado - copia

 

Mónica explica que todos los feminismos a lo largo de la historia son importantes porque “desde sus distintas realidades, perspectivas y acciones han respondido a problemáticas determinadas y han agrietado al sistema patriarcal. También se han incorporado al movimiento otrxs sujetxs políticxs que a través de la diversidad sexual lo han enriquecido”.

 

―¿Con esto de la sororidad y con el auge del movimiento feminista hemos redescubierto el vínculo entre mujeres?

―El patriarcado funciona porque divide, porque fuimos socializadas, porque cooperamos y porque no éramos conscientes… Ahora lo somos y estamos recuperando lo que nos quitaron, sabemos que la sororidad y el affidamento corren por nuestras venas, son parte de nosotras. Me gusta pensar que somos como el micelio, un organismo dinámico que se extiende rápidamente en el subsuelo y crea una compleja red neurológica que conecta a todos los reinos, les permite comunicarse, alimentarse, protegerse, adaptarse, regenerarse y cambiar. Juntas somos indestructibles.

―¿Cómo lo vives en México?

―En México, las detenciones arbitrarias, el uso excesivo de la fuerza y la violencia sexual se han convertido en una estrategia del Gobierno para reprimir y disuadir a las mujeres que salen a las calles para exigir sus derechos y justicia. Además, la narrativa de los medios de comunicación desacredita, criminaliza, distorsiona, invisibiliza y omite hechos para descalificar al movimiento feminista y desviar la atención de los verdaderos problemas: incremento de la violencia de género, femicidios, violaciones, acoso, discriminación, secuestro, racismo, clasismo, impunidad…

Sé que la praxis feminista es un camino incómodo que siempre se va a estar construyendo, la colonización [mental], la ginopia, la desinformación y la guerra del Gobierno contra las mujeres dificultan nuestro avance. Aun así, no nos rendimos, a mi manera exijo justicia y derechos humanos para todxs, protesto contra las opresiones y lucho, no por la igualdad en el mundo hegemónico, sino por nuestra libertad.

 

IG: @lafeministadelosbrillos

 

unnamed - copia