“Ficciones”, de Jorge Luis Borges

Por Naz
@lecturamalandra

En estos días he estado releyendo a Jorge Luis Borges y no dejo de maravillarme por su talento de relojero suizo. Cada pieza está ahí porque hace funcionar a las demás.

Sus cuentos, que no pasan de diez páginas, son prueba de que la brevedad no está reñida con la maestría, que un espacio acotado puede deslumbrar tanto o más que cualquier tomo paquidérmico.

Decía Ricardo Piglia, uno de sus lectores más minuciosos, que Borges no hacía literatura fantástica sino más bien “ficción especulativa” o “literatura conceptual”.

Independientemente de la etiqueta que se le ponga, Borges posee para mí el inimitable encanto de quien conjuga la verosimilitud y la irrealidad con naturalidad.

Sus mundos se tocan entre el asombro y lo inevitable, dándonos la sensación de que esos objetos mágicos aparecerán en nuestra mesa o en el anaquel olvidado de una biblioteca.

Para empezar, les propongo una visita al cuento Tlon, Uqbar, Orbis Tertius, que me fascina porque posee la capacidad de mostrarme nuevos detalles cada vez que lo leo. A los fanáticos de series como Dark sé que les parecerá fascinante, jejeje.

➡️ Escucha este #audiogram