Casa de las Mujeres y Disidencias de San Rafael: un espacio para la contención y el empoderamiento

Por Mayrin Moreno Macías
Fotos cortesía La Poderosa

María Inés Olate camina por los pasillos del barrio Constitución de San Rafael. Allí nació. Hoy este lugar figura en el mapa de sus afectos por su gente trabajadora y honesta y porque pronto se materializará la Casa de las Mujeres y Disidencias, en calle Tropero Sosa al 486, que tenía fecha de inauguración para mayo de este año pero no pudo concretarse por la pandemia. Sin embargo, todavía se puede colaborar con botellas plásticas u otros materiales: cemento, alfajías, tirantes de 10×5 cm, clavos…

―El espíritu de este espacio es contener a las mujeres y disidencias del barrio, brindándoles el apoyo necesario. Por eso nos vimos en la necesidad de unirnos para hacer algo y aportar una solución temporal o definitiva a la problemática.

Para María Inés, falta mucho trecho para hablar de erradicación de violencia de género al ver las estadísticas de femicidios en el país.

―Nos organizamos en áreas para asistir a la persona que pasa por una situación de violencia de género. Ya hemos ayudado a varias compañerxs y vecinxs a salir de ciertas circunstancias. Siempre les digo que se puede salir, que todo es posible; incluso sin nada, siempre hay alguien que te da una mano. En este caso, nuestra organización La Poderosa brinda, dentro de lo que podemos, todo lo necesario para que la persona salga adelante: ropa, mercadería, contención, afecto y, por sobre todo, amor.

3J: demandas

Cada 3 de junio, desde el año 2015, el grito “es poderoso y feroz” en Argentina. Este 2021, en medio de la pandemia de la desigualdad, hubo una modificación: ¡Ni una menos, vivas y desendeudadas nos queremos!

Este clamor es colectivo. Cientos de organizaciones del país preparan un cartelazo por las redes en el que se exige la aparición con vida de Tehuel, joven trans que desapareció en la provincia de Buenos Aires hace más de dos meses; y además generaron un pliego de demandas que incluye los siguientes apartados: “una ley nacional de Cupo e Inclusión laboral, travesti y trans; una reforma judicial con perspectiva de géneros y feminista; más salarios, subsidios y vacunas para las trabajadoras sociocomunitarias, promotoras de género y todes les trabajadores esenciales, el cese de la violencia económica de las corporaciones, la efectiva implementación de la leyes de IVE/ILE y de parto respetado”.

Números alarmantes

Durante los primeros cinco meses de este 2021, según el Observatorio Mumalá, se han perpetrado 143 muertes violentas de mujeres, travestis y trans en la Argentina, es decir, 1 cada 25 horas, de las cuales 94 son femicidios, femicidios vinculados y trans-travesticidios (1 cada 38 horas); 22 muertes violentas asociadas al género, vinculadas a economías delictivas o colaterales y robos; 21 muertes violentas de mujeres en proceso de investigación; y 6 suicidios femicidas. El 14% de los femicidios fueron perpetrados por integrantes de las fuerzas de seguridad y el 31% de los femicidios fueron cometidos con armas de fuego. El 89% de los femicidas eran conocidos por las víctimas (63% parejas y ex parejas) y el 71% de los femicidios se ejecutaron en la vivienda de la víctima o vivienda compartida.

El pasado 22 de abril de 2021, por voto unánime, el Concejo Deliberante de San Rafael aprobó un proyecto de declaración de emergencia en violencia de género en la provincia de Mendoza. Requieren de la gestión conjunta entre las fuerzas de seguridad, la Provincia y el Poder Judicial. La ordenanza se realizó entre funcionarias del Gobierno nacional y municipal, concejalas y diputadas del 4° distrito electoral reunidas en el Concejo Deliberante de San Rafael. Entre las solicitudes que hacen al Gobierno provincial, plantean que se redefina la partida presupuestaria y se destine un mayor presupuesto, acatamiento a la Ley Micaela, que haya mayor articulación entre la Justicia y las fuerzas de seguridad, y que se destinen recursos en medidas de protección efectivas.

Hacia un barrio para mujeres y disidencias

El trabajo organizado ha sido la consigna en Tropero Sosa. Se sostienen, se acompañan y le hacen frente a la desigualdad. María Inés cuenta que la Casa de las Mujeres y las Disidencias, además de ser un espacio para la contención, busca en un futuro brindar una solución habitacional.

―El método de construcción se llama MPRA: módulo, plástico, recuperado, auto-portante. Está aprobado en otras provincias como Córdoba y Santa Fe. La capacitación se realizó en Mendoza Ciudad y participaron 15 compañeros de la organización. Nosotrxs realizamos las máquinas: prensa, la máquina bastidora, la matriz y la mesa de trabajo, toda laboriosidad de metalurgia. Previamente tenemos que hacer una base de 4×4 (plataforma de cemento y hierro), donde dejamos unas varillas roscadas cada 60 cm. A estas les llamamos peines, donde van a ir abulonadas las retículas de madera. Para que se entienda mejor, con alfajías de 10x5x2,40 hacemos un tipo de “reja” y la calzamos sobre los peines que dejamos de varilla roscada, luego las abulonamos y se procede a techar, para lograr la firmeza necesaria. También tengo que mencionar que queda superliviano, eso hace posible que cualquier persona pueda construir.

La organización también apunta a la habilitación municipal para construir ampliaciones de 4×4 o casas.  

―Tal vez cuando esté aprobada la construcción, le propongamos al IPV hacer un barrio para mujeres y disidencias, pero eso tardaría un poco quizás, es nuestro sueño… También constituirnos como una cooperativa y así generar trabajo digno y genuino para muchas personas.