Breviarios de ajedrez: el experimento Polgar

Por Bautista Franco

polgar2
En la Hungría soviética de la mano del psicólogo y profesor de ajedrez Laszlo Polgar, con el apoyo de su esposa Klara de origen ucraniano, se gestó un experimento educativo que trascendió a la historia del juego ciencia y de la humanidad por su particularidad.

Durante su juventud Laszlo observaba que los estudiantes que tenían mayor apoyo y motivación destacaron por encima del resto. Posteriormente y tras varios años de investigación comenzó a escribir un libro titulado “Niños genios” que versaba sobre una forma educativa que garantizaba como resultado una mente brillante producto de la educación impartida a un niño o niña.

En la última década comunista del país Laszlo experimentó el método de educación de genios con sus tres hijas: Susan, Sofía y Judit Polgar. Dicho experimento implicaba separar a las niñas del sistema educativo tradicional y obligatorio y comenzar la educación en casa, una tarea que no le resultó nada fácil en la Hungría comunista. Finalmente logró su cometido y las niñas se desarrollaron bajo este nuevo método, aunque cada año debían rendir exámenes libres. El método de Laszlo implicaba también que la educación impartida fuera en esperanto (un idioma que buscó ser universal) y que el ajedrez fuera una asignatura más pero con la prohibición de que jugaran con mujeres.

Al comienzo de su carrera tuvieron problemas para salir del país ya que el Gobierno húngaro temía que escaparan. Superado ese escollo una de las condiciones de su padre era que solo jugasen torneos absolutos, en donde no serían segregadas por la condición de ser mujeres y podrían enfrentarse sin distinción de sexo ni edad a grandes maestros, lograron así grandes méritos que convirtieron a la familia en un fenómeno nacional.

Rápidamente destacaron. Susan a los 15 años se convirtió en el primer puesto del ranking femenino del ajedrez mundial y, entre los 23 y 26 años, logró los títulos mundiales en tres especialidades diferentes, clásico, blitz y rápidas. El mismo récord que hoy ostenta, el noruego Magnus Carlsen entre los varones. Aún hoy la jugadora despotrica en las redes sociales contra el sistema sexista de la Federación Internacional de Ajedrez.

Sofía, la segunda hija de los Polgar, a los 14 años, ganó el Torneo de Roma con un score de 8,5 puntos sobre 9, con la característica de ser la única mujer jugadora presente en el torneo. El momento fue llamado “El saqueo de Roma”. Allí la performance demostrada fue de 2900 aunque su ELO (método estadístico para evaluar la capacidad de juego) máximo llegó a ser de 2505. También fue campeona mundial juvenil en las olimpiadas de 1986. Actualmente vive en Canadá y se dedica a la enseñanza del ajedrez y el arte.

Judit la última en nacer destacó por sobre sus hermanas ganando el Mundial Infantil Sub14 en Rumania con 12 años. Logró el título de Gran Maestro masculino a los 15 años, superando el récord que ostentaba Bobby Fischer, con 15 años y 6 meses. Además de ganar sucesivamente grandes torneos de maestros cuenta con victorias ante diez campeones mundiales, Smislov, Spassky, Karpov, Kasparov, Ponomariov, Kasimdzhanov, Topalov, Kramnik, Anand y el mismísimo Magnus Carlsen. En 1996 se ubicó entre los 10 mejores del ranking de la FIDE, una lista ostentada exclusivamente por varones. En 2002 venció a Gari Kaspárov en rápidas, siendo la primera mujer en lograrlo. Finalmente se retiró de la carrera ajedrecística en el año 2014 y es la única de las hermanas que continúa viviendo en su país natal.

Más allá de que el experimento fue fructífero, el método Polgar significó un llamado de atención a un sistema educativo que aún hoy impera en el mundo. También una observación al sexismo imperante en la Federación Internacional que nuclea al ajedrez y que poco ha reformado sus estructuras.