Bruno Giglio y su nuevo disco “Estrella”: “Un año entero para hacer 24 minutos y 10 segundos de música”

Texto y fotos: Mayrin Moreno Macías

bruno5

“Fue una linda sorpresa para las 10 personas que me escuchan”, dice Bruno Giglio y reímos. Él hace unas semanas asomó “Estrella”, su nuevo disco. Fue el resultado del año tan especial que nos tocó vivir: Pandemia, encierro y un bicho que muta con extrema rapidez.

Justo a finales de febrero de 2020 se había mudado a una casita con su familia. El confinamiento los agarró con cajas aun sin desembalar y mucho trabajo. Poco antes, en enero,  había lanzado “Subcultura” y con el paso de los meses se quedó con las ganas de tocar. “No tengo una postura, pero tomamos las precauciones. Así que dije ‘debo aprovechar este tiempo’. En una piecita de la casa puse mis instrumentos, la compu, el teclado, el controlador y me instalé a largo plazo. Despacito y sin apuros. De hecho, es la primera vez que grabo sin agobios. Siempre pasa que las canciones las voy tocando en recitales, toco y toco y en algún momento las grabo y saco el disco. Esta vez fue al contrario. Fue un proceso personal de maduración, de sacar emociones”.

Esa pausa se transformó en un disco. “Estrella” está compuesto por 8 canciones que salieron espontáneamente. Con la guitarra o tararareando. Cada una tiene su propia historia. Los temas recurrentes tienen que ver con tópicos universales como la muerte, que estuvo rondando, ahí en el hombro; también el futuro, el pasado, la vida. El orden de aparición de cada una es bastante parecido al original. Es un disco más pop, en una onda de hacer algo más retro, recordar la música de los 80, de los sintetizadores. “Es una melancolía por las músicas viejas. Cuando era chico mi hermano, cinco años mayor, me mostraba bandas como Queen, AC/DC, Depeche Mode. Y creo que al estar aislados, cada quién en su película, me dije voy a flashear los años 80. A esta pandemia traté de verle el lado positivo. Estuvo bueno algo de eso”.

Dentro de unos años, Bruno recordará el 2020 como un año en el que hizo las cosas más tranqui. “Nos exigimos para no quedarnos en el camino, para no atrasarnos y resulta que no es pa’ tanto. Disfruté un montonazo hacerlo de esta manera. Estoy recontento. Un año entero para hacer 24 minutos y 10 segundos de música”.  

Su emoción fue incontenible. Mandó el disco por Whatsapp a sus amistades y a quienes valoran su trabajo. Ha recibido comentarios relindos, devoluciones muy personalizadas, “me encantó el tema tal”, “me encantó esto y aquello”. Bruno recuerda que los primeros bocetos se los mostró a los chicos del sello Del Valle Discos, quienes le dieron el ánimo y el entusiasmo para que lo terminara. “Es un amor ese colectivo. Me ayudó mucho ese empuje para que lo afinara. El Kevin Mexandeau me tiró ideas para que no quedara como la continuación inmediata de ‘Subcultura’, Ramiro Michat de Cerro Dublín participó en la masterización…”.

Coordenadas: Ciclo Del Valle en Mítica
27.02 Aíram Pí / Cerro Dublín
06.03 Bruno Giglio / Viene Piedra
13.03 Sofía Di Marco / Las Estadísticas Demuestran