Confluencia llega al Roma con mucha energía y nuevas canciones

Por Mayrin Moreno Macías
Fotos: Florencia Martínez

 

confluencia2

En la primavera de 2019 las aguas de varias vertientes se fusionaron y dieron paso a Confluencia: seres que dan cuerpo a un firmamento musical. Hoy Tincho (batería), María Sol Lucero (teclado y voz) y Débora Coria (bajo) regresan abarrotados de nuevas energías, ideas y canciones junto al Negro Jara y Rocío Vázquez.

–Es un nuevo formato, una energía muy linda en la que hay comunicación y por ende se refleja en el trabajo musical. Se suman dos personas maravillosas: el Negro Jara con su presencia elemental y la Ro poniendo todo su swing en la guitarra. Esa es la energía del nuevo andar, generar creaciones grupales y trabajar con las voces –dice María Sol Lucero, quien junto a la banda se comunicó después de un vigoroso ensayo.

Para este viernes 12 de febrero a las  21.30 horas en el Teatro Roma hacen un cálido llamado para compartir todo ese amor en el que estuvieron trabajando con constancia y plena conciencia. María Sol cuenta que conjugarán lo que vienen haciendo como banda con el proyecto solista del Negro Jara más lo que ella comunica con los cantos y las canciones que desarrolla desde lo individual.

–Nos vamos a acompañar y complementar en cada una de las propuestas, compartiremos canciones nuevas y el trabajo visual que hace Santiago Salinas con sus proyecciones de arte digital en vivo. Será un compartir del arte desde diferentes lenguajes.

–¿Regresan con nuevo género musical?

–Siempre ha sido muy diverso. El mismo nombre Confluencia lo dice, es el encuentro de diferentes vertientes, personas, con ganas de participar y poner su energía, que varía en el tiempo, es mutante. No nos quedamos con un solo estilo o género sino que explayamos en la música como lenguaje universal, experimentamos diferentes ritmos haciendo hincapié en el mensaje, por ejemplo, la lucha por el agua.

–¿Qué sucede cuando actuamos con plena consciencia?

–La plenitud de consciencia se genera cuando estamos dispuestos a escuchar, observar y estar abiertos. No sé si algún ser humano la pueda describir, pero sí que estamos paridos por la consciencia y aprendiendo a escuchar…

 

confluencia3