La comida casera del “Flaco Chiapa” le pondrá sabor a Revista Km0

Por Reinaldo González

A partir de este sábado 30 de enero, la Revista Kilómetro Cero abre un espacio para difundir las recetas del “Flaco Chiapa”, “un hombre común que ama la patria, la familia y los buenos valores de los Veteranos de Malvinas”, como él mismo se define.

Su canal de Youtube, “Cocina casera con el flaco Chiapa”, nació en medio de la cuarentena y ya lleva 11 capítulos, suma 63 suscriptores y cada día crece en número de vistas. “La idea surgió de mi hija Gabriela, ya que me gusta cocinar y me tienen en la cocina desde que comenzó esta pandemia. Era algo para hacer mientras y no aburrirme tanto. Luego se sumó mi hijo Esteban en la edición y filmación de los videos. Entre ellos dos hacen la parte técnica y yo me dedico a la cocina, a las compras y a pensar en nuevos platos. Y mi esposa Ely, que también ayuda cuando alguno de los demás no está, me hace muchas de las remeras con el logo de Malvinas y ordena el lugar”.

Ricardo, su nombre de pila, nació en Paso de los Libres, Corrientes, hace 61 años, y vive en General Alvear. De abuelos italianos, cuenta que de chico siempre ayudaba en la familia y que “eran una norma las pastas domingueras”. Por eso, muchas de sus recetas llevan el inconfundible toque itálico. “Es algo que me lleva a cocinar esos platos. Cocino no solo al disco, también a la plancheta, masas caseras y algo típico de la zona de la Mesopotamia, siempre mezclado con alguna pizca de esas recetas de mi niñez”.

Asegura que ha hecho comida para muchas personas. “En el Ejército cociné durante un mes para trescientos soldados. En reuniones o acontecimientos de Veteranos o de amigos siempre me encargo de cocinar. Y a veces me llaman para colaborar cuando vienen muchas personas por algún evento en la Municipalidad. También para deportistas y a veces para los soldados que han venido durante la cuarentena”.

Tras aclarar que no es chef, dice que “a casi todos les gusta como cocino, por eso me dejan ese trabajo a mí, mi mujer casi ni se acerca ya a la cocina”. Su mejor plato es carne a la parrilla” o, en criollo, asado. También prepara algo con porotos negros, arroz y carne, una comida brasilera muy parecida a la feijoada. “Viví mucho tiempo cerca de Brasil y aprendí algunos de sus platos. Y esos sí que no dejan ni sobras para los perros”, recuerda.

–¿Cómo ha sido la receptividad dentro y fuera de Alvear?

–Hace poco que hemos comenzado con este canal de cocina casera y la gente de Alvear lo está empezando a conocer. Muchos esperan al domingo siguiente para ver la nueva receta. Además, hacemos conocer lugares de General Alvear, atractivos turísticos, como por ejemplo La Costanera Alvear, donde cocinamos justo una noche que había espectáculo musical. Muchos de mis conocidos Veteranos y amigos de otros lugares me apoyan mucho y ven el programa, con ganas de estar acá para probar los platos.

–En los últimos capítulos han incorporado invitados. ¿Cómo ha sido esa experiencia?

–Me encanta compartir el tiempo de preparación del menú y mostrar la familiaridad de una comida. Es una experiencia muy buena, y al final nos divertimos en ese ambiente. Acá somos todos vecinos, amigos, son como familia.

–¿Qué trae “Cocina casera con el flaco Chiapa” para 2021?

Primero, afianzar más el canal, que la gente lo conozca más que nada para mostrar mi ciudad, su gente. Y vamos a seguir con esa línea de invitados que hacen algo especial, que ayudan a la comunidad. Vamos a presentar por ejemplo a Los Históricos, quienes han luchado por la Ruta Alvear-Malargüe; también vamos a cocinar para los bomberos; alguna comida vegana con una amiga. Y bueno, seguir con lo que sugieran algunas personas.

Frases de un Veterano de Malvinas

De la guerra hay mucho para contar. Sobre todo desde adentro. Desde la logística. Estrategia. El valor del soldado muy joven. La comida, los miedos, las cartas. El frío intenso y la ropa.

Los bombardeos y combates. Prisionero de guerra y la vuelta (lo peor).

Nos reunimos los VGM (Veteranos de Guerra de Malvinas), sobre todo con los de San Rafael.

Creo que molestamos al Estado.

Nos pegamos al joven, porque en su interior vive un patriota.

Aún creo que nunca terminé de volver de la isla. Sí lloro mucho sin saber por qué. Necesito volver a aquel pozo, pero sin pasaporte. Jamás iría con pasaporte. Eso sería rendirme. Claro que moriré sin poder ir, pero con la frente en alto.