Juan Cruz Martínez: “Los videoclips me dan libertad artística”

Por Mayrin Moreno Macías

juancruz (4)

“Pulp Fiction” le voló la cabeza a Juan Cruz Martínez. Recuerda que enfermo de varicela y encerrado en su casa por dos semanas, le recomendaron esta película de Quentin Tarantino. Él ya perdió la cuenta de las veces que la ha visto, pero cada vez que lo hace, encuentra algo nuevo. Su escena favorita es el final: la segunda parte del desayuno, en el que un Jules compasivo con un arma en la mano recita un pasaje bíblico y perdona la vida a Pumpkin y Honey Bonnie.

Hace cuatro años Juan descubrió que el cine es su pasión. Apenas tenía 15. Estando en la secundaria supo que su camino se inclinaría hacia el audiovisual. Aunque al principio lo suyo eran las Ciencias y quería estudiar Física, la vida le dio un giro inesperado. “Fui al Polivalente y creo que influyó un montón. En 2015 me interesé por la Fotografía y luego, con unos amigos, por el cine. Cualquier trabajo de la escuela lo hacíamos en video. Hoy los miro y me dan vergüenza, pero tienen su mérito. En 2017 trabajé en eventos, con presentaciones de buzos y fiestas de egresados, que acá son una salida económica fácil, la más tradicional, pero aprendí mucho. También fui parte de Oslo Producciones. Con esta productora hicimos dos vendimias, publicidad, diseñamos portadas de disco. Fue una etapa muy creativa”, dice.

Juan también toca el piano, la guitarra y el bajo. En sus producciones es muy importante la música. Siempre explora con ella y resuelve cómo integrarla.

En 2018 ganó los Juegos Evita Culturales en la mención de video. “La cultura está en vos” quedó seleccionado a nivel provincial en Mendoza y ganó el premio en categoría video minuto sub 18. Inicia con los pasos de un joven que se sienta frente al piano y una voz en off: “A veces nadie cree en vos, dicen que no vas a lograrlo, que es muy arriesgado, que el arte es de vagos y que no te va a llevar a ningún lado, a veces parece que no tiene sentido continuar esforzándote, que no sirve de nada cada hora que pasaste haciendo lo que te gusta…”.

Con este trabajo Juan pudo viajar a Mar del Plata a presentarlo y capacitarse con talleres y clases magistrales. Conoció al director de Fotografía Sergio Piñeyro, quien junto al director Juan Pablo Zaramella hicieron el corto más premiado de la historia: Luminaris. “Fuaaa, qué privilegio haber visto y escuchado a esos maestros y tutores”.

–¿Cómo te va con el montaje?

–Es la terminación final. En cine siempre dicen esta frase: “El guion se termina de escribir en el montaje”. Y es muy cierto. El montaje es la coherencia, una decisión artística. Al principio me costaba, pero una vez que tuve más experiencia supe decir “quiero esto”. Desde que tengo la cámara en la mano ya estoy editando en mi cabeza. Esta cuarentena hice varios trabajos sin filmar un segundo de video, con imágenes de stock, de internet, mucho After Effects. Ahora estoy aprendiendo a usar Blender, un programa de modelado 3D. Da mucha libertad.

Los videoclips de Juan

Hoy Juan realiza videos para empresas, institucionales y lo que más le gusta: videoclips. “Son funcionales, le sirven al músico y me dan libertad artística”, dice. Recientemente trabajó con los hermanos Bruno y Luca Pinto. Dirigió el videoclip “Espiral”. “Esa canción no la escuchamos como por tres meses porque no nos la pudimos bancar de tanto oírla”, recuerda Juan entre risas. Cuenta que con Bruno tiene la confianza de proponerle una idea e ir hacia adelante. Se juntan una tarde y pueden cranear todo un proyecto.

Con “Espiral” fue rápido. Juan tenía la idea de explotar el plano secuencia y un lote de la Villa 25 de Mayo. “Le mandé dibujitos de lo que tenía planeado. Incluí las posiciones de las cámaras y Bruno no entendía. Fue un video que disfruté mucho. Fue como decir: ‘acá estoy’, ‘este soy yo’. No estaba representando intereses de una empresa o de algún cliente sino que eran decisiones creativas propias. Salió tal cual como lo tenía en mi cabeza. Nos juntamos un domingo y el miércoles ya lo tenía editado. Fueron tres días sin salir de mi casa”.

Otro video que Juan tuvo el placer de capitanear fue “Goles de Forlán”, del Negro Jara. La primera vez que trabajó con el Negro fue en un Atardecer Acústico. A él le gustó el trabajo de Juan y luego lo llamó para realizar el video nuevo. Le contó la idea, planearon durante varios días, arreglaron, Juan llamó a Mauco Riquero para que lo ayudara y grabaron. “En las imágenes nos propusimos contrastar las dos partes que tiene la canción. En la primera parte se muestra lo malo de la sociedad, es más bajón, y luego la segunda parte refleja a la familia, a los amigos. Sin explicar tanto…

Un seudónimo

En Instagram Juan se hace llamar Imgiovan. Él quiso darle un concepto vintage a su nombre para integrarlo a un logo. Así que un día buscó Juan en varios idiomas y se quedó con Giovanni. Como Instagram no le permitió colocarlo, sacó las últimas letras y le agregó “Im”, “yo soy” en inglés, y salió humo blanco.

Futuro

Por estos días, Juan camina y va en bici con sus auriculares. Piensa mucho. Escala la montaña. Escucha a Jorge Drexler, Pedro Aznar, Owen Pallet. Repasa su horizonte y unos libros de textos gigantes porque no desiste en ser uno de los 10 en ingresar a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC). También planea un nuevo proyecto con Bruno Pinto, con la montaña y contar la historia de un caso maldito y angustiante en San Rafael, la del chico Óscar Garavaglia, de 17 años de edad, quien en el verano de 1979 se fue de campamento a El Nihuil y nunca más volvió.

Para ver su trabajo: https://linktr.ee/imgiovan

juancruz (1)