CALLE LITERATURA | Simón Lobos

Por Carolina Elwart

 

Simón Lobos  participa del club de lectura y escritura “Ese primer libro”, que sigue presentando talentos adolescentes.

“A la hora de escribir, siento que se me quita un peso de encima, es una de las mejores formas de desahogarse que existe”. Con ese texto iniciamos nuestra conversación.

Leerlos, conocerlos, de la mano de la profe Julieta, me da cada jueves la sensación de nuevas aristas en esto de las adolescencias. El derecho a la escritura renace en estos jóvenes que se encuentran con libros, escritores que se dan la oportunidad de compartir sus textos en Instagram.

Simón me cierra la conversación con aquello que he sentido desde que comencé a escribir: “Escribir te transporta a otro mundo que antes no conocía y ahora me la pasó ahí y no me gustaría irme”. Escritores y escritoras del mundo creamos nuestras ficciones para no volver nunca a callar. 

 

 

Sin título

Me levanto, me lavo los dientes, desayuno y continúo.
Así es como me ven siempre, despreocupado,
pero tengo un dolor en el pecho que intento ignorar,
obligándome a dar lo mejor de mí, a valorar lo que tengo,
a saber apreciar las personas que están a mi lado en las malas y en las buenas.

A veces la gente muestra una sonrisa, pero quién sabe los mambos que ocultan detrás,
sólo vemos sus rostros, no lo que sucede en su cabeza.

Si el ser humano tuviera la capacidad de ver los pensamientos de los demás todo sería distinto,
y muchas de las sonrisas que hoy vemos quizás se conviertan en palabras sinceras.