Micaela Elsesser, una cosplayer sanrafaelina

Texto y fotos: Mayrin Moreno Macías

micaela-65

En la secundaria Micaela Elsesser era para sus compañeros “la niña que veía animé”. A ella nunca le importó, porque era lo que le gustaba. “Ver a alguien raro porque ve animé no tiene sentido, es muy probable que todos en algún momento de la vida hayan visto Dragon Ball Z o Sailor Moon o Los Caballeros del Zodiaco”, dice mientras se pone una peluca larguísima de color negro en la plaza San Martín.

Micaela hoy tiene 20 años de edad. A los 15 años le entregó cada latido de su corazón al mundo cosplay. “Es un tipo de arte. Tenés que expresar todo lo que sentís en los trajes, en tu cuerpo, en todo”.

Ella misma confecciona sus trajes. Tiene alrededor de 35. Para esta ocasión eligió el personaje Yumeko, de la serie Kakegurui. Paseó por la ciudad con unas lentillas rojas y el uniforme rojo y gris hasta el Casino viejo para hacer unas fotos, luego paró en el Kilómetro Cero y las miradas se clavaban sobre ella como cuchillos… “Ya está, no importa, estoy acostumbrada”, y sonríe.

Los primeros personajes que hizo fueron Gumi de Vocaloid y Lucy de Elfed Lied. Sin embargo, uno de sus favoritos es Jinx, de League of Legend, porque le costó hacerlo y porque ganó una competencia. “Al momento de ‘cosplayar’ me gusta coser la ropa, pensar el maquillaje. Me encanta el proceso, buscar los elementos, las pelucas, es posible que consigas alguna parecida y después la tengas que cortar o teñir”.

Hace poco Micaela volvió de San Luis, donde estuvo por dos años. Está por terminar una carrera de realización multimedial y justo antes de la cuarentena empezó a cursar Diseño de Indumentaria en la Universidad de Mendoza. De niña le encantaban los videojuegos. Su hermano instaló Pokemon Rojo para incentivarla a leer, se enamoró de la historia y empezó a jugar todos los Pokemon habidos y por haber. “Mi familia está acostumbrada, es una locura más que se quedó para rato”.