Sinestesia: música y dibujo sin reglas

Por Mayrin Moreno Macías

 

Sinestesia es un juego creativo de improvisación. Para sus autores: Martín Rusca, arquitecto, dibujante; y Maxi Guiñazú, músico y cantante, no hay reglas ni una meta en especial.  “Es una simbiosis entre el dibujo y la música. La idea es que yo no dibuje canciones de él y que él no musicalice un dibujo, se trata de un ejercicio simultáneo y con la pluma microfoneada y amplificada. Son juegos, pero con la intención de crear trazos y melodías que nosotros solos, por nuestra cuenta, no podríamos hacer”, dice Martín.

Lo filmaron en tres actos. En cada acto realizan un dibujo con distintos tipos de trazos, más cortos, más largos, y los sonidos también son distintos. El primero va con trazos más largos y comunes, el segundo son trazos más rápidos y el tercero más cortitos. “No tenía idea de lo que iba a dibujar, tampoco Maxi tenía una idea de qué iba a tocar, es el proceso de hacer algo, escuchar , ver, intentar acompañar. En un momento, Maxi se va por otro mambo. Es un ida y vuelta permanente, estar todo el tiempo con las antenas conectadas, porque a veces uno se concentra cuando produce algo artístico y pierde la noción de lo que hay alrededor. Es un ejercicio para conectar y que no sean 15 minutos de un solo tirón”, explica Martín.

Maxi comenta que lo disfrutaron mucho, porque justo antes de la cuarentena le diagnosticaron una afección en el oído y en las cuerdas vocales. Así que mientras hace la rehabilitación, en dos juntadas con unos mates hizo “un poco de arte al piano”. “Le puedo bajar el volumen y eso no me hace daño. Extrañaba tocar. Además el Martín es músico, toca instrumentos, es sensible a la música, se deja influenciar y recorre, sabe caminar muy bien los estímulos. Yo traté de hacer lo mismo, de seguirlo, de observarlo, uno depende del otro, se dialoga, a veces escucha la música, a veces el dibujo, a veces habla la música, a veces habla el dibujo, a veces al mismo tiempo, a veces dicen los mismo y a veces lo contrario, van dándose encuentros y divergencias y es muy divertido”, dice Maxi.