Amar lo simple

Por Celeste Napoléon
Ilustración: Jonás Angarita

 

ccp31

 

(N° 31 de la serie “Como la common people”)

 

Tener que descifrar, desentrañar, averiguar, leer en un código sólo comprensible para eruditos. Decodificar, ser comprensiva, ser empática, leer las líneas, leer entre líneas, leer el contexto, leer un texto en un contexto, resolver acertijos, unos crucigramas, laberintos repetitivos y monótonos, un verdadero laberinto de palabras que por más variadas que sean, empiezan o terminan con la misma frase, complejidad, ceguera, una frente de la que cuelga todo el tiempo un árbol que se tapa con su follaje. La verdad, me cansa, me aburre, no me aporta novedades, no me hace creativa ni mejor persona.

Estoy en el tiempo no sé bien de qué, pero seguro en el no tiempo de esto, me llamo al silencio, a la distancia, al punto cero de las coordenadas, no tengo el chaleco antibalas para cuidarme de los perdigones de las proyecciones, y sí, sé que todxs en mayor o menor medida “pecamos” de los mismos males, vicios, errores.

Estoy aprendiendo a amar lo simple, las líneas sueltas y libres, el placer de pintar suave gajos de distintos colores sin margen, sin sentido.

Nunca en mi vida aprendí cómo era vivir sin complicaciones y estando tranquila. Es tiempo de aprenderlo. Es tiempo de no buscar la frustración como una veta madre.