Para los docentes no hay ni aplausos

Por Mayrin Moreno Macías

 

docentes

 

En la primera línea contra la pandemia también están los docentes. En su caso, el aplauso va por dentro. Continúan su labor detrás de una computadora o un celular.

En una conversación virtual con tres profesores que dan clases en escuelas e institutos de ámbito urbano y rural, quienes optaron por el anonimato, uno de ellos, al que llamaremos A, contaba que “antes del Covid-19, cada docente se movía en las escuelas y los cursos que le tocaba. La mayoría somos ‘profe taxi’, pero con la tranquilidad de que a las 9 y 15 uno entraba al aula de un cuarto año y a las 15 en un primer año, pensando si es muy temprano y están un poco ‘abajo’ o si es la siesta y el calor nos echaba del aula sin ventilador”.

Sus casas son las aulas; los celulares y computadoras, las vías de contacto. Si antes se esforzaban, hoy el sudor es el doble y el triple. Han tenido que replantearse sus dinámicas, porque el vínculo ahora es virtual. Para ellos la cuarentena ha sido un torbellino: mensajes desesperados al correo, por redes sociales o al celular preguntando cómo hacer con la clase, que no la ven, que no la encuentran, que no la pueden descargar. Otros han decidido colocar límites a los horarios de trabajo, porque podrían pasar 12 horas contestando y enviando respuestas. Con todo y eso, lo siguen haciendo.

“Por un lado, me causaba emoción las posibilidades que brinda la Internet, pero por el otro, siento enojo y frustración porque pienso en las realidades de mis estudiantes”, dice B, mientras que C agrega: “Nos vamos acomodando a las circunstancias. Esperemos solucionar o mejorar la llegada a un montón de chicos de quienes, después de dos semanas, todavía no hemos tenido noticias, en el ámbito rural específicamente”.

Hoy, desde las sombras, muchos docentes siguen siendo los invisibles: con una escuela precaria, con sueldos bajísimos, con la burla de mandarlos a capacitarse en el tiempo sobrante. A pesar de esto, B el domingo por la noche prepara la clase y dice: “Construir el aprendizaje se hace a través del contacto, mientras nos dé el cuero, lo haremos”, en tanto que A mira el calendario y agrega: “Estamos convencidos de que la escuela no tiene reemplazo, pero acá estamos sosteniendo la trama de estar juntos sin el cuerpo…”.