Carta abierta de una investigadora sanrafaelina atrapada en Madrid

alejandrag

 

Mi nombre es Alejandra Guerci, soy madre de tres niños y vivo en San Rafael (Mendoza). Soy docente e investigadora. Trabajo en un Instituto de Educación Superior, en mi ciudad, y en la Universidad Nacional de Cuyo. Cuando fui becaria de Conicet, accedí a un doctorado en geografía, dentro de la especialidad de la Palinología. Los estudios palinológicos abordan básicamente las problemáticas y aplicaciones del polen en nuestra vida: actualmente me encuentro colaborando en un programa de análisis y reforestación urbana de la ciudad de San Rafael, en equipos de trabajo con otros investigadores, médicos alergistas, distintos actores de la sociedad civil y la Municipalidad local.

A fines de febrero viajé a Barcelona a participar a través de una beca universitaria en una capacitación en estudios palinológicos en un laboratorio de la Universidad Autónoma de Barcelona. Nuestra labor comenzó a principios de marzo y con el correr de los días fuimos haciendo avances hasta el viernes 13 de marzo. Desde ahí, todo ha sido una experiencia angustiante, similar a la de otros argentinos que han estado en estos días afuera del país. El vuelo de regreso planificado para el día 31 de marzo fue cancelado en sus dos tramos: Barcelona-Santiago y Santiago-Mendoza. Luego, vino el intento de comprar pasajes en los vuelos de repatriación de Aerolíneas Argentinas, pero esta tarea fue imposible ya que muy rápidamente se agotó la disponibilidad para los viajes de los días 23, 24 y 26 de marzo. A ello le siguieron búsquedas en otras aerolíneas, noticias que venían de bloqueos migratorios, cancelaciones de último momento, pasajeros varados en aeropuertos, mails y llamadas al Consulado. El Consulado Argentino en Barcelona se convirtió, en definitiva, en el único lugar al que acudir: en todo momento, nos brindaron atención, respeto e información rápida. Un respiro dentro de estos diez días desesperantes intentando volver.

Hace unos días conseguí comprar vía internet un vuelo -ofrecido por la línea Iberia- que significaba mi esperado regreso para hoy 23 de Marzo. El pasaje tenía varios tramos: Barcelona-Madrid, Madrid-Santiago, Santiago-Mendoza (este último, operado por LATAM). En la mañana de hoy me comunicaron por mail que el tramo Santiago-Mendoza se había cancelado y allí empezaron de vuelta mis temores y mi preparación física y emocional para tolerar y esperar en el aeropuerto chileno. Sin mediar explicación de parte de la aerolínea, supe que debía ser paciente y estar dispuesta a esperar, nada más. Pero todo ha seguido de mal en peor. En el aeropuerto de Barcelona esta tarde tomé el vuelo que me llevaría a Santiago de Chile. Sin embargo, en la escala en Madrid, ya no pude volver a subir al avión. Me comunicaron de manera poco amable que estaba prohibido el ingreso, incluso como pasajera en tránsito, a toda persona no residente en Chile. La aerolínea Iberia se limitó a contestar que era un problema que los excedía, y cuando mi reclamo se puso más tenso, pues me parecía y me sigue pareciendo una canallada haberme comunicado eso a mitad del viaje, no tuvieron más que llamar al personal policial, quienes me amenazaron con llevarme detenida.

En mi mano tengo cuatro vuelos cancelados: dos tickets de España a Chile y dos tickets de Chile a Argentina. Además, la incertidumbre por el rumor del cierre de aeropuertos internacionales en España. Ahora estoy en Madrid, tratando de conseguir un lugar para pasar la noche, imaginando el día de mañana y esperando algún avión de Aerolíneas Argentinas que venga a buscarnos. No sé cuánto tiempo ni en dónde tendré que quedarme. Solo deseo que esta desesperación no arruine lo único que quiero, que es volver a mi casa. Si pueden difundan este mensaje, pues tal vez sirva de ayuda. Gracias.

Alejandra