Tres buenas películas que quedaron fuera de los Oscar

Por Manuel Azuaje Reverón

 

 

¿Crees que “Joker” y “Parasite” son “políticas”? Mirá estas otras tres películas que no fueron nominadas a los premios Oscar.

“Dark Waters”, con Mark Ruffalo, dirigida por Todd Haynes, narra la larga demanda contra la empresa DuPont, industria química detrás de la fabricación del teflón. Durante casi 20 años Robert Bilott acompañó la demanda por cáncer contra la empresa. La película refleja el poder de una industria para ocultar durante 50 años los efectos cancerígenos de un producto que se usa a nivel mundial y que, según narra, hoy se encuentra en el organismo del 99% de la población

“The Report”, protagonizada por Adam Driver, dirigida por Scott Z. Burns y producida por Steven Soderbergh, se adentra en la comisión del Senado estadounidense que reveló los casos de tortura en el programa de detención de la CIA post 11 de septiembre de 2001. En ella se exponen todos esfuerzos por ocultar el desastre tras la violación de los derechos humanos por parte del gobierno de Estados Unidos, así como el fiasco en la empresa contratada por millones de dólares para elaborar el programa. Como dato interesante en esta película, no solo retratan el carácter perverso de los republicanos, sino la alianza bipartidista y los esfuerzos de la administración Obama para evitar que los casos de tortura salieran a la luz.

“Official Secrets”, protagonizada por Keira Knightley y dirigida por Gavin Hood, se centra en el caso de una trabajadora del servicio secreto británico quien reveló que EEUU estaba espiando diplomáticos para evitar que votaran en contra de la invasión a Irak.

Es destacable que de ninguna manera se trata de cine independiente o alternativo, sino de un segmento de la producción cinematográfica hegemónica que aborda temas que evidencian las fisuras del sistema mundial.

Hay que mirar más allá de los Oscar y descubrir qué no postularon.

Comentario final: el discurso crítico hegemónico suele individualizar los conflictos y los relatos, con lo cual se pierde de foco el carácter colectivo que subyace a estos y lo estructural. En las tres películas ocurre de manera similar.