ENTREVISTA | El cuerpo bikini de Verónica García

Texto y fotos: Mayrin Moreno Macías

En diciembre de 2019, la sanrafaelina Verónica García  se coronó como la subcampeona nacional de Fisicoculturismo y Fitness en Tunuyán. Un deporte para nada popular que requiere sacrificios y disciplina. Ella hace ejercicios al extremo porque son su objetivo y su motivación

 

_MG_5134

 

Esta mujer tiene todo duro y marcado. Se levanta temprano cada día. A las 6 de la mañana, sin nada en el estómago, le da un beso a su esposo y sale al parque  a correr con su perrito Román (por Riquelme). Luego se instala en su segunda casa: el gimnasio Bodyline, cumple una rutina de ejercicios, regresa a su primera casa, espera unos 30 minutos para desayunar y sale a trabajar. “Esa es la base de todo. Hay que sacar fuerza de donde sea y lograr un equilibrio entre el trabajo y el deporte. Eso sí, siempre voy con mi tappercito. Ahí llevo mi comida del día”. Cocinar, hacer las gestorías de su negocio, compartir con su esposo y pasear por Los Reyunos son las otras actividades que le apasionan. 

En noviembre de 2019, Verónica García obtuvo el tercer lugar en el Campeonato Cordobés de Fisicoculturismo y Fitness, pero apuntaba al Nacional, que se realizaría en Tunuyán al mes siguiente. A ella se le metió una idea en la cabeza: no quería quedarse sin competir. “Fue un desafío, porque cambié de categoría. Pasé de la Wellness a la Bikini y tuve que adelgazar 5 kilos en 20 días”, dice la actual subcampeona nacional de la categoría Bikini, mientras lanza al aire un suspiro. 

Verónica no entrena por una cuestión de vanidad. Sudar, correr, agitarse, llorar o pasar hambre han formado parte de su vida. Se dedica al deporte hace 17 años. Antes practicaba kayak, ciclismo, natación, mountain bike y fue hace tan solo dos años y medio que se entregó al fitness. “Había perdido la fuerza y en una de esas rutinas empecé el gym y me entusiasmé. Decidí que quería competir”.

En las categorías que ha participado, Wellness y ahora Bikini, explica que es fundamental ser lo más femenina posible: el peinado, los aros, estar derechita, arregladita, que la forma de moverse sobre el escenario sea sensual, el bikini impecable, el maquillaje. “Acá en Argentina esas categorías, en las que las mujeres de cierto modo perdían la femineidad, ya no existen, primero porque usaban muchos fármacos y segundo porque la masa muscular de una mujer jamás puede llegar, naturalmente, a adquirir gran volumen. El cuerpo sufre, el corazón sufre, no es de fábrica”. 

_MG_5562

¿Pastilla mágica?

El fisicoculturismo en algunos puede despertar prejuicios y para otros es un estilo de vida. No se obtienen resultados a corto plazo. Requiere sacrificio y disciplina. Se moldea el cuerpo y la mente. Más allá de tonificar y desarrollar músculos, estos “escultores” motivan a otras personas a lograr cualidades como el orden y la responsabilidad. A Verónica, cada día, le llegan cientos de mensajes a su bandeja de Facebook, de chicas que le piden consejos de una rutina. Y como a ella le encanta empujar a todo aquel que esté a su alrededor a hacer ejercicio, les contesta que no se trata solo de conseguir el cuerpo ideal, sino de sentirse bien. “No hay ningún mito, ni ciencia, ni pastilla mágica. Está al alcance de todos. Empieza desde la casa con la comida que se prepara a diario. Siempre les digo que el deporte es sano, bueno para la cabeza, para verse bien; si estás excedido en peso, hay que hacerlo por salud, pero sin llegar al extremo. Yo lo hago extremo, pero son objetivos, es mi motivación”.

Sí a todo

“El día de la competencia no tienes agua en el cuerpo ni carbohidratos. Vienes con una dieta al límite, un Gatorade a sorbitos.  Por naturaleza tenemos pancita, pero se practica mucho el vacío abdominal para que no se abulte. Tienes que ser fuerte psicológicamente para medir la comida y el agua. Es una puesta a punto. Al finalizar, bajás del escenario a comer desesperadamente. Incluso en los torneos nos colocan comida chatarra, pizzas y panchos. Estás posando y mirás cómo están haciendo una pizza o los que ya compitieron están comiendo… Cuando acaba, dices sí a todo, comés de todo y tomás de todo”.

Cuerpo bikini

Levantarse temprano. Hacer 30 minutos de aeróbico y luego 30 más en ayunas. Sin glucosa y sin comida en la panza, las energías salen directamente de la grasa. Esto es clave para adelgazar. Por ejemplo, si compran dos pechugas grandes, las pueden hervir, trocear y poner en la balanza para almacenar 50 gramos de pollo en tappers. A esa cantidad al momento de prepararla no se le va a colocar pan, sino 50 gramos de arroz o de avena. Nada de harinas, camote o papa. A las otras dos horas tomar un batido de proteína, que sacia y no engorda. Y por supuesto, nunca debe faltar  el agua. Por la orina se eliminan todos los excesos. Recuerden que los riñones trabajan todo el tiempo y necesitan combustión. Por eso es clave… Atentamente, Vero.

_MG_5633